Ramiro Varela y Héctor Martínez demandarán por injurias y calumnias al alcalde de Agolada, Luis Calvo. Ambos comparecieron ayer en el Bar Lalín para presentar la documentación con la quieren rebatir las acusaciones del regidor municipal sobre gastos desmedidos y facturas duplicadas. Martínez indicó que la actitud del alcalde responde a un "ánimo de ensañamiento que como vecino es lo que más te duele porque lo único que pretende es crispar y promover enfrentamiento social, de la búsqueda permanente del enemigo ajeno que tiene que justificar todo lo que se hace. Y eso no le puede salir gratis". El exteniente de alcalde también destacó "el rigor presupuestario nos llevó a que el Concello estuviera en una situación económica de la que va a disfrutar Calvo. Lo dejamos con unos 480.000 euros de deuda 600.000 euros en líquido, y 950.000 de remanente de tesorería. Ahora toca gestionar y eso es lo que no se está viendo. Lo único que se está ejecutando en parte es lo que dejamos nosotros licitado pero no adjudicado. Una de las obras más importantes como el centro de día perdió la subvención de 100.000 euros que pagará el concello. Perdió el Plan Marco de 2019 y va camino de perder el de 2020. Calvo no es consciente del presupuesto del Concello de Agolada. No hizo ni el presupuesto, que lo puede aprobar mañana porque tiene mayoría absoluta".

Varela y Martínez presentaron documentación que acredita que el Concello "gastaba en 2019 21.048 euros en RC y él dice que ahorra 22.000 euros en seguros. Si hablamos de alumbrado público, dice que ahorrará 185.000 euros. El año que más gastamos de luz eléctrica en el Concello de Agolada fueron 170.000 euros. Su gestión es sobrehumana. En reparación de vehículos, entre 2014 y 2019, el año que más gastamos fueron 50.000 euros y cuando menos fueron 38.000 euros. Es capaz de ahorrar 60.000 euros cuando el gasto son 40.000. Es un fenómeno", dijo Martínez.

El exteniente de alcalde explicó por último que "entiendo que la gente crea que aparecen facturas en los cajones. Si tiene una factura no contabilizada, lo primero que tiene que hacer para poderla pagar es llevarla a pleno, exposición pública y aprobación definitiva. Y el gasto de comidas tanto de trabajadores como de órganos políticos del Concello en 2018 y los seis meses de 2019 fue de 4.190,93 euros. Le pido que aporte documentación y que todo lo que aparezca en el Concello lo lleve ya a la Fiscalía. Y yo tengo en mi poder la relación pendiente de facturas que quedó en el Concello antes de marchar nosotros cuyo montante de facturas que quedaron sin pagar es de exactamente 28.944,61 euros. Pero es que 15.541,77 euros corresponden a una desbrozadora que no costó nada. Así que, sin pagar le quedaron en torno a unos 13.500 euros".