Las piscinas municipales de Agolada no se abrirán este verano, tal como reza un bando editado por el alcalde, con el fin de evitar contagios; en su lugar se habilitará la zona de baño de Brocos. Por la misma razón se suspenden las fiestas parroquiales, incluidas las de la capital de San Pedro y San Pablo. Y lo mismo sucede en julio con los campamentos de verano, el encuentro de artesanía y otros eventos que conlleven agrupación de personas en áreas reducidas.