Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El reencuentro más esperado

La artista lalinense Pilar Taboada puede ver de nuevo a su marido y a su hermana en la Residencia As Dores 80 días después del inicio del confinamiento por Covid-19

Pilar Taboada, su hermana Victoria y su marido, Antonio García, ayer, durante la visita en la Residencia As Dores de Lalín.

Pilar Taboada, su hermana Victoria y su marido, Antonio García, ayer, durante la visita en la Residencia As Dores de Lalín. // Bernabé/Javier Lalín

Han sido 80 días sin poder estar con su marido y con su hermana. La artista dezana Pilar Taboada se sacó ayer la espina y por fin tuvo delante a su hermana Victoria, aquejada de un infarto hemipléjico, y que lleva 11 años ingresada en la Residencia As Dores de Lalín, y a su marido Antonio "Toño" García, de 85 años, que también reside en el centro lalinense desde hace dos años y medio aquejado de una atrofia cortical. Poco antes de las seis y media de la tarde, Pilar pudo entrar en las instalaciones de la residencia para primero cumplir con todos los requisitos de desinfección y, después, firmar un escrito conforme acredita estar libre de contagio. Una vez cumplimentados los trámites, la artista pudo reencontrarse con sus seres queridos en el exterior de la instalaciones en torno a una mesa redonda y bajo un toldo.

"Ellos ya estaban sentados cuando yo llegué", explica Pilar Taboada mientras se emociona recordando el instante en el que por fin pudo estar con su hermana Victoria y su marido Toño. Taboada prosigue diciendo que "te voy a ser sincera. Yo los veo todos los días por videollamada y tengo que decir que ninguno de los dos se han desmejorado nada en todo este tiempo. Es increíble la labor que han hecho en la residencia, con un cariño y una entrega encomiables. Yo creo que se han superado con esta crisis". Pilar Taboada siempre recordará el instante vivido ayer en el jardín de As Dores como un emotivo volver a empezar en el siempre complicado trance de recuperar el tiempo perdido. Por eso no duda en exclamar que "¡es tan difícil verlos y no poderlos tocar! Tengo que reconocer que por un lado he sentido una alegría muy grande, pero por otro tienes una sensación de impotencia porque no puedes decirles que los verás mañana para abrazarles".

Aniversario de boda

Pilar Taboada y Toño García no podrán este año celebrar juntos su aniversario de boda como siempre han hecho. La creadora recordaba ayer que "Toño y yo cumplimos el sábado 61 años de casados. Me hubiera gustado poder estar con él y entregarle los regalos, pero va a ser imposible por razones obvias". Tampoco podrán hacerlo en compañía de sus dos hijos que residen en Venezuela y Ecuador, y que por la cuarentena no han podido viajar a España, algo que habían previsto antes de la llegada del coronavirus. Pilar se mostró confiado en poder reunir a toda la familia en cuanto todo esto pase porque, como ella misma asegura, "somos una familia muy bien avenida y que siempre hemos estado muy unidos". Taboada sabe que más pronto que tarde, si todo sale bien, volverá a visitar a diario a Victoria y a Toño, de los que también dijo que ayer tarde "los dos estaban muy contentos y pudimos todos disfrutar de la compañía. Me gusta que, por ejemplo, mi marido me siga diciendo que si yo no puedo ir a la residencia él vendría a casa para cuidarme. Es bonito".

Pilar Taboada también hizo hincapié en la importancia de no bajar la guardia en esta fase de las desescalada indicando que "estuve todo el tiempo con la mascarillla puesta, a pesar de que me lastima un poco. Yo soy muy respetuosa con todo ello porque de lo que hagamos todos dependerá que esto vaya bien o mal. Además, como haya un solo positivo tendríamos que volver a empezar y seguir sin poder ver a nuestros familiares". En este sentido, la pintora se muestra intransigente con los que se saltan a la torera estos días las recomendaciones de las autoridades sanitarias, consciente de lo mucho que está en juego, sobre todo entre las personas de alto riesgo. "Lo que más me llegó al alma fue ver a mi hermana y a mi marido tan bien cuidados y a la vez tan desamparados porque no pude tocarles y dar con ellos el paseo diario que dábamos siempre", explicó tras la tan esperada visita.

Concluida la reunión al aire libre con su hermana y marido, Pilar Taboada regresó a su domicilio de la capital dezana en el que convive con un gato persa que le hace compañía. La artista latinease ya cuenta los días para repetir una experiencia tan entrañable junto a dos personas tan importantes en su vida. La semana que viene volverá a emocionarse. Seguro.

Compartir el artículo

stats