La Central Agropecuaria de Galicia reanudó ayer la actividad de su mercado de ganado bovino con escasa afluencia. Fueron 432 las reses que entraron en las naves de la subasta, por lo que solo ocho quedaron sin comercializar, apenas un tercio del tope autorizado en la actual situación de alarma sanitaria. Las 424 transacciones registradas movieron 110.743 euros en total. La afluencia del 10 de marzo había rondado el millar de cabezas.

Las cotizaciones se desplomaron con respecto a esa última cita antes del estado de alarma. La media de los terneros de recría fue de 188,43 euros, es decir 18,43 euros menos que a principios de marzo. Pero las principales caídas corresponden a las otras dos categorías: El vacuno mayor se deja 287,54 euros y queda en 655,94, mientras que los terneros cebados no alcanzaron ni los 500 euros por cabeza, ya que se cotizaron a 493,96, lo que supone un desplome de casi 300 euros con respecto al 10 de marzo, con un volumen de negocio superior a los 437.000 euros.

Medidas de seguridad

El vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, visitó a primera hora un mercado dotado de medidas de seguridad sanitarias y nuevos sistemas telemáticos, después de que el Centro de Coordinación Operativa (Cecop) acordara en su última reunión levantar la suspensión de la celebración de estas ferias y que la Consellería do Medio Rural publicase el viernes la resolución correspondiente. "Es una buena noticia, ya que se retoma una actividad comercial que tiene mucho que ver con la reactivación del consumo, con los hábitos que teníamos y empezamos a recuperar de acuerdo con los nuevos tiempos, con una subasta telemática y con todas las garantías sanitarias", valoró Alfonso Rueda durante su presencia en la subasta. Por ahora, y mientras dure la crisis sanitaria, el número máximo de cabezas de ganado en cada sesión será de 1.320.

También señaló el conselleiro la importante apuesta por las nuevas tecnologías con el objetivo de reducir la presencia física en el recinto y, por tanto, evitar aglomeraciones. De este modo, la preinscripción de los animales es obligatoria mientras dure la crisis sanitaria, bien en la página web de la Central, por correo electrónico o por WhatsApp. Además, a través tanto de la aplicación TokApp como en la web se difundirán los resultados de cada puja en tiempo real para contribuir a la reducción de la afluencia. Una medida que se prevé mantener de forma permanente a fin de agilizar la actividad del mercado y ofrecer una respuesta más eficiente.

Rueda comprobó de buena tinta que las subastas en el recinto ferial de Silleda -una de las actividades principales de la Fundación Semana Verde de Galicia- se retomaron cumpliendo con todos los protocolos de seguridad y prevención, tanto los establecidos por las autoridades sanitarias como otras medidas puestas en marcha por la propia organización. Todo el personal cuenta con el material de protección necesario (máscaras, guantes y gel) y en varios puntos de las instalaciones se colocaron dispensadores de gel, mamparas y alfombras desinfectantes para garantizar la seguridad tanto de los empleados como de los usuarios. Los ganaderos y tratantes que prefieran asistir de forma presencial cuentan con indicaciones para circular por los pabellones evitando los cruces.