Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mil doscientas visitas al día en estado de alarma

Los 12 repartidores de Butano Galicia en A Estrada y Lalín llevan bombonas a 1.200 domicilios de diez concellos

En pleno estado de alarma, hay un grupo de trabajadores deTabeirós-Montes y Deza que suman mil doscientas visitas a domicilio al día. Son los repartidores de Butano Galicia, la distribuidora de Repsol Butano para estas comarcas y Cuntis. Ni el decreto inicial de alarma ni el endurecimiento de las medidas de confinamiento decretado por el Gobierno ha reducido su labor. Realizan un servicio esencial para la ciudadanía, especialmente para los mayores del extenso rural de Tabeirós-Montes, Deza y Cuntis que les necesitan para seguir adelante con su día a día.

Lo hacen acercándoles el servicio, como siempre, pero extremando las precauciones más que nunca para evitar contagiarse y ser vehículos de transmisión del coronavirus. Es su día a día, estar cerca y, a la vez, lejos de los clientes a los que sirven. Les acercan las bombonas a su casa pero guardan las distancias. Entre todos, dan servicio a diez ayuntamientos: A Estrada, Forcarei, Cerdedo-Cotobade (pero solo en el territorio de Cerdedo), Silleda, Vila de Cruces, Lalín, Rodeiro, Dozón, Agolada y Cuntis.

Cada uno de estos 12 repartidores realiza una media de entre 80 y 100 visitas domiciliarias al día. explica el gerente administrador de Butano Galicia para la zona, Manuel Mateo. Las dos empleadas de la central de la firma en A Estrada, sita en la calle Calvo Sotelo, y lade la sucursal de Deza, en Praza da Igrexa de Lalín, siguen ofreciendo atención telefónica pero a puerta cerrada. En cuanto a los tres empleados de la firma que prestan servicio técnico, siguen atendiendo cualquier tipo de avería que se produce en el ámbito de la zona de reparto.

"Mis 18 empleados son unos valientes. Les quiero agradecer su esfuerzo", señala Mateo.Su semblante serio trasluce preocupación por la situación actual, las dificultades generales que plantea adquirir medios de protección y las cuantiosas visitas que sus repartidores realizan día a día.

"Prácticamente no tenemos más medios que los guantes que nos pasó la compañía", dice en alusión a Repsol Butano. "Mascarillas no encontramos. Solo tenemos alguna reutilizable", explica. Afortunadamente, tienen solución hidroalcohólica. Hicieron acopio pero a Mateo le preocupa agotar las existencias y, llegado el caso, no encontrar más en el mercado. Aunque "la compañía nos apoya en todo", explica, la falta de medios de protección "es un problema para una persona que visita unos 100 domicilios al día". Subraya que sus 12 repartidores lo hacen "con mucho valor y con el miedo y las precauciones adecuadas". Por eso, extreman las medidas de higiene y desinfección además de mantener la distancia. "No puedes dejar a los clientes sin gas", especialmente teniendo en cuenta que gran parte de ellos viven en aldeas y son de edad avanzada. Coinciden los repartidores de A Estrada, Lino Bernárdez y Sergio Touceda,que llevan 18 y 4 años en la empresa, respectivamente.

Las precauciones adoptadas se ajustan a la normativa de la compañía respecto de la entrega de envases. Pactan con el cliente que les deje el dinero en un sitio preacordado para evitar el contacto físico. Y, aun así, tras cada entrega, desinfectan las manos con hidroalcohol. "Desinfectamos el camión al mediodía y por la noche. Y las manos, continuamente", detalla Lino. Ha notado que ahora la mayoría quieren que les deje la bombona fuera de la puerta. Siempre guarda la distancia de seguridad. Aun así, al llegar a casa, antes de abrazar a los suyos, extrema su higiene.

Su compañero Sergio admite "tener miedo" al Covid-19 y extremar las precauciones. Usa mascarilla, guantes y guarda las distancias. Pero "hay que seguir: la gente necesita gas para vivir", explica.

En el actual contexto, Mateo aconsejaría que, cuando los usuarios vayan a hacer su compra cojan ya un envase en el punto de venta o la gasolinera pertinente. "Si llaman a las oficinas (986 570008 o 986 780320- les indicarían el punto de venta más cercano" y se reducirían las visitas a domicilio, algo que en el actual contexto favorecería a consumidor y repartidor. El precio del gas está regulado y seguirá invariable durante los próximos 6 meses: 13,37 euros por los 12,5 kilos de butano y 11,76 por los 11 de propano.

Compartir el artículo

stats