Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La cuarentena atrapa en Buenos Aires a dos familias dezanas que visitaban a parientes

Denuncian la pasividad de la embajada española y la dificultad para poder regresar en avión -Se trata de siete vecinos de Lalín y de Silleda, que esperan una solución repartidos en los domicilios de sus familiares argentinos

Pepe y Edita Areán, Joaquín Cochón y Jorge González junto a Josefa Areán, que hoy cumple 90 años.

Pepe y Edita Areán, Joaquín Cochón y Jorge González junto a Josefa Areán, que hoy cumple 90 años.

El estado de alarma decretado en España mantiene atrapados a dos clanes dezanos que habían viajado hace casi un mes hasta Argentina para visitar a sus parientes que residen en Buenos Aires. Se trata de la silledense Viviana Noce y sus hijos Julieta y Javier Penas, y de los lalinenses de Anzo, José Antonio Areán, su hermana Edita y su esposo Joaquín Cochón con el que vive en Marín, de A Bandeira, y Jorge González. "Estamos atrapados en Buenos Aires y la Embajada de España en Argentina no nos ofrece ningún tipo de solución para volver a nuestras casas", explica Viviana Noce mientras hace memoria para recordar que "los de Anzo vinieron el 1 de marzo y el resto el día 5. A los de Anzo le cambiaron la vuelta tres veces, y a nosotros nos dieron la opción de volver el 3 de mayo cuando teníamos billete de vuelta para el pasado 22 de marzo. Dicen que la compañía envió correos electrónicos a todos los pasajeros para advertirnos del cambio, pero a mí no me llegó nada". En este sentido, Noce subraya las dificultades que todos están encontrando para poder subirse a un avión de un grupo donde "hay cinco personas muy mayores a los que ayudo para hacer todos los trámites de cambios de pasaje y comunicación con la embajada española".

Todos ellos están repartidos entre los domicilios de sus familiares argentinos a la espera de una solución. Se da la circunstancia de que en el caso de los vecinos de Anzo desplazados hasta el país austral, hoy tenían previsto celebrar el 90 cumpleaños de Josefa Areán, hermana de José Antonio y Edita, motivo por el que habían emprendido el viaje. "Estamos en una gran ciudad. Sabemos que acá va a llegar el coronavirus, pero la embajada de España no nos da ninguna solución. El Ministerio de Exteriores se otorga méritos que no le corresponden. Seguramente prefieren que no entremos en este momento al país por la tremenda situación que vive España", asegura Viviana Noce desde la casa de sus parientes argentinos en una comunicación telefónica vía WhatsApp porque "estoy recibiendo muchas llamadas desde España por las que me están cobrando una fortuna".

Medicación

La incertidumbre por la que atraviesan estas dos familias dezanas en Buenos Aires se podría agravar en los próximos días porque, como también recuerda Noce, "todos trajimos medicamentos para los días de duración del viaje y ya se están terminando". Con tal motivo solicita "por mi familia y mis convecinos, que si alguien tiene algún contacto con el Sergas o la Xunta me diga de qué manera puedo conseguirles atención médica y medicamentos a todas estas personas". La silledense añade que "si bien nuestras familias, tanto las que están en España como las de acá en Argentina, nos apoyan en el día a día desde que empezó este calvario, es inevitable experimentar por el miedo que se siente estar lejos de casa y no poder volver porque nadie te ofrece una salida"

Junto a estos siete dezanos también se encuentra en la misma situación un matrimonio gallego procedente de la parroquia pontevedresa de Romai. "Los conocimos en el avión y ahora estamos todos unidos porque tampoco a ellos les ofrecen ninguna opción de vuelta", recuerda Noce. Se trata de Lola Iago y Enrique Villadeamigo, que cruzaron el charco con la intención de visitar al hermano de éste. Todos lamentan que el reciente anuncio de que Iberia "venía a repatriar a 300 españoles fuera para llevar a sus clientes. Recibimos la llamada de la compañía para que tres de nosotros viajaran al día siguiente, pero los pasajes nunca llegaron. Seguramente sus asientos los ocuparon personas que tenían conocidos entre la política", comentaron con sarcasmo. Mientras esperan una ayuda, ya son legión los que les muestran su apoyo a través de las distintas redes sociales.

Compartir el artículo

stats