Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antón Castro avala la autenticidad de toda la obra de la muestra de Mallo y Seoane

"Hicimos un catálogo razonado y se sabe desde cuándo salió el cuadro del taller hasta que llegó al dueño", alega el comisario, que cuestiona la intromisión de profanos en arte

Castro interviene en la presentación del catálogo razonado de la muestra. // Bernabé/Ana Agra

Castro interviene en la presentación del catálogo razonado de la muestra. // Bernabé/Ana Agra

Las 43 obras de Luis Seoane y de Maruja Mallo que se exponen, en un proyecto artístico inédito, en el Museo Municipal de Lalín son de su autoría. Así lo avala Antón Castro, crítico de arte y comisario de la muestra "Creaciones mágicas de medidas exactas, Maruja Mallo y Luis Seoane en Buenos Aires (1936-1965), que inaugurada a principios de enero, todavía puede ser contemplada hasta el día 13.

Castro señala que era conocedor de una cierta polémica, por interés de algunos coleccionistas, de cuestionar la autenticidad de obras de Mallo y, también aunque en menor medida, de Seoane. En este sentido recuerda el famoso juicio interpuesto por un galerista madrileño en el que pretendía probar que la producción artística de Mallo no habría sido superior al centenar de cuadros, pero perdió el pleito. Para apartar el proyecto impulsado por el Concello de Lalín de cualquier suspicacia, manifiesta, la exposición contó con un catálogo razonado; el primero de estas características sobre los protagonistas de la muestra. Con este método, explica, "se sabe desde cuando el cuadro salió del taller hasta que llegó a su dueño". Castro, que desconocía las insinuaciones realizadas anteayer por el PSOE de Lalín, lamenta que haya personas que pretendan eregirse en expertos y presentarse como estudiosas de la obra de Seoane, incluso anunciando proyectos de catálogos razonados, cuando no tienen la formación mínima ni publicaciones en la materia. "Yo sí llevo 800 artículos publicados en 44 años ¿Cómo me iba a arriesgar a esto?", enfatiza. Además de defender la autenticidad de los cuadros -25 de Seoane y 18 de Mallo- asegura que para comisariar la exposición disponía de más de un centenar de obras de ambos y finalmente optó por seleccionar los que se exhiben en el Ramón Aller. Nos últimos anos a aparición de novas pinturas de Maruja Mallo e de Luís Seoane levantou moitas suspicacias, especialmente nas institucións que custodian a súa obra, no mundo galerístico e entre os coleccionistas. Maruja Mallo morreu hai un cuarto de século e Luís Seoane hai corenta anos. Ambos consolidaron un gran prestixio e a pantasma das falsificacións das súas obras, como sucedeu algunhas veces, roldou e rolda aínda no circuíto artístico. A fin de evitar as citadas suspicacias, decidimos facer unha rigorosa selección de obra, sometela aos parámetros dun catálogo razoado, e privilexiar un segmento imprescindible: a provenance. É dicir, reconstruír o curso de cada obra desde que saíu do estudio do artista ata que chegou ao último propietario". Estas son, precisamente, algunas de las consideraciones que figuran en el catálogo al que alude Antón Castro.

Además de citar a expertos en la carrera artística de ambos al catedrático Xosé Ramón Barreiro Fernández [expresidente de la RAG], a Pilar Corredoira o a Beatriz López Morán, el comisario refuta la extendida tesis acerca de la reducida producción de Mallo. Retoma el asunto del juicio sobre la teoría de que solo habría pintado un centenar de obras, cuando, asegura, en 1937 su producción ya rebasaba esta cifra. Además, se apoya en una particularidad muy extendida: durante su estancia en Argentina, Maruja Mallo alternaba con la alta burguesía porteña y le gustaba, además de pasar temporadas en zonas exclusivas del país, alojarse siempre en hoteles de cinco estrellas. "Para llevar esa vida tenía que vender cuadros como churros", aduce. Y cita a José Luis Ferris como el autor de la mejor biografía de la artista nacida como Ana María Gómez González en Viveiro el 5 de enero de 1902, y que falleció en Madrid en 1995. También asegura que Seoane, pese a que compatibilizó su labor como pintor con otras artísticas, "también produjo mucho".

"Hago exposiciones por todo el mundo; llevo más de 120 en América y muchos países europeos, ¿Cómo me voy a arriesgar a hacer una cosa así", insiste Castro.

Compartir el artículo

stats