Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Proyecto de recuperación

La asociación Entre as Pontes firma una cesión por 20 años de la playa de Ponte Vea

Pagará 4.000 euros al año para poder gestionar el área fluvial de tres hectáreas y media -Su objetivo es ampliar la zona recreativa sumando el aparcamiento y varias fincas anexas para superar las cinco hectáreas

Varios jóvenes disfrutan del área recreativa de A Praíña. // Bernabé

Varios jóvenes disfrutan del área recreativa de A Praíña. // Bernabé

La asociación Entre as Pontes ha anunciado la firma de un convenio con los propietarios de los terrenos de la playa fluvial de A Praíña, en Ponte Vea. Este acuerdo contempla la cesión a la asociación vecinal de los derechos de gestión de estos terrenos durante los próximos veinte años. En este tiempo, Entre as Pontes abonará a los propietarios 4.000 euros al año a cambio de estos derechos. Estos terrenos, que conforman la bolsa principal del área fluvial, alcanzan los 3.500 metros cuadrados justo a los pies del puente medieval. La asociación sin embargo quiere ampliar la zona recreativa, y ya mantiene contactos para sumar a estos terrenos varias fincas que permitirían alargar la zona a lo largo del Río Ulla, así como para hacerse en propiedad, siendo titular el Concello da Estrada, con la zona comprendida entre los dos puentes y que ya han comenzado a habilitar como aparcamiento.

Entre As Pontes nació hace menos de tres años pero este tiempo ha sido suficiente para cambiar la cara de un área fluvial que durante años solo mostraba destellos de lo que fue en el pasado, uno de los puntos de encuentro principales a los pies del río Ulla. Su trabajo ha permitido recuperar esta zona pero también ir arrancando compromisos de las administraciones para poner en valor el lugar. La asociación ha dado ahora un importante paso en su objetivo. La cesión parte de los propietarios de la mayor bolsa de terreno de esta área fluvial les permitirá agilizar trámites con los concellos pero también "explotar" una playa que, en gran medida gracias a su trabajo, ha vuelto a atraer a numerosos vecinos, además de viajeros.

El responsable de Entre As Pontes, Pedro Castañeda, destacó que la bolsa de terreno en A Praíña supera con creces otras como las de la playa de Liñares, de 2,4 hectáreas, o el Areal de Berres, de 1,5. "Nuestra idea es que sea un punto de ocio pero también un centro dinamizador para la zona", manifestó. Esta cesión los obligará sin embargo a realizar un gran esfuerzo económico. Para poder hacer frente a los pagos trimestrales ya barajan diferentes iniciativas, además de buscar el respaldo administrativo. Entre esas ideas está la apertura de un kiosko durante el verano, la instalación de publicidad, el alquiler de kayaks o la organización de eventos lúdicos o deportivos. A mayores, estudian la posibilidad de crear socios.

Sin embargo, los planes de Entre as Pontes van más allá. Su intención es ampliar el terreno del área fluvial. Por un lado está un viejo objetivo, la zona que actualmente tienen acondicionada como aparcamiento entre los dos puentes y cuyo propietario quiere vender a "un precio razonable". "Es un punto muy necesario porque es el acceso a la playa. Ahora mismo ese acceso se hace por una finca privada. Ese debe ser el punto además del que partan las rutas hacia Ximonde y Xirimbao", argumenta. Siguiendo el río estarían otros terrenos que también tendrían en el punto de mira. "Ya hablamos con los propietarios de fincas, que están en estado de abandono y la sintonía es buena. Hay dos fincas pequeñas que son claves y luego una masa común y una zona de río conocida como "Copacabana".

Instalaciones

La cesión de los terrenos de la playa de Ponte Vea tiene implícito un acuerdo con los propietarios, el derribo de la estructura que lleva años en la zona y que carece de función. Según explicó Castañeda, ya se han iniciado los trámites para su derribo. Por su parte, intentarán conseguir diferentes mejoras. Una de ellas sería la colocación de una isla de ocultación de madera, tras la cual se esconderán los contenedores. Además, siguen pendientes de la deseada mejora por parte de las administraciones de la zona de acceso desde la PO-841, que pertenece a la Xunta. Igualmente está prevista la colocación de unos baños químicos e incluso se ha barajado el traslado de la oficina de Turismo de A Estrada al lugar. En definitiva, muchos proyectos que tienen en esta cesión un claro punto de partida.

Compartir el artículo

stats