Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lalín diseñará el plan de prevención de incendios después de la Feira do Cocido

Silleda y Agolada valoran las actuaciones a acometer - Rodeiro volverá a centrarse en los desbroces - Los concellos volverán a acogerse a las ayudas que convoca la Xunta

Un bombero forestal en un fuego el pasado septiembre en San Paio de Senra (Camba). // Bernabé/Javier Lalín

Un bombero forestal en un fuego el pasado septiembre en San Paio de Senra (Camba). // Bernabé/Javier Lalín

Galicia es una de las comunidades más afectadas cada verano por los incendios forestales. Ante ello las distintas administraciones unen fuerzas para prevenirlos. Los propios Concellos elaboran sus propios planes de intervención, en colaboración con la Xunta de Galicia. De hecho, la Consellería de Medio Rural concedió a los nueve ayuntamientos de las dos comarcas casi 355.000 para evitar estos fuegos. De estos, Deza recibió 129.488.

El Concello de Lalín anunció ayer que será después de la celebración de la Feira do Cocido, del día 16, cuando comience a elaborar su plan de actuación. Se pondrá en contacto con el Distrito Forestal para después determinar los pasos a seguir, pero en principio, optarán por los desbroces y las motobombas. El año pasado se adhirió a las tres líneas de ayudas que ofrece la Consellería de Medio Rural y recibió, tras firmar el convenio con la Xunta, 51.297 euros, tal y como se publicó ayer en el Diario Oficial de Galicia (DOGA).

En Rodeiro, tal y como indicó ayer el alcalde, Luis López, se centrarán en los desbroces. Cabe mencionar que el pasado ejercicio Camba fue uno de los 34 concellos que tenían ya en mayo un plan contraincendios y se concentró en la parroquia de Arnego, por ser una de las zonas más afectadas por esta lacra. La administración autonómica destinó en 2018 a este ayuntamiento para tal fin 3.252 euros.

En el caso de Agolada, Medio Rural le otorgó una cuantía mayor, 25.413 euros, y este ayuntamiento había solicitado la adquisición de un camión motobomba y para llevar a cabo desbroces. El alcalde del municipio, Luis Calvo, señaló ayer que están determinando las actuaciones que se llevarán a cabo a lo largo de 2020 para protegerse de los fuegos.

El Concello de Silleda también está valorando lo que realizará al respecto, mientras que en Dozón tampoco hay de momento puesto en marcha ningún plan de intervención. En este último concello, la Consellería de Medio Rural le destinó en 2019 la cantidad de 16.957 euros y al municipio silledense, 23.462.

En el pasado ejercicio, Silleda y Dozón optaron por dos de las líneas que ofrece la Xunta: la de adquisición de motobombas y el plan de desbroces.

Mientras, Vila de Cruces percibió para llevar a cabo, sobre todo, desbroces, 9.107 euros, gracias al convenio con Medio Rural.

La Xunta también aportó ayudas a los tres concellos de la comarca de Tabeirós-Terra de Montes. De hecho, fue A Estrada quien recibió la mayor cifra con respecto a los demás concellos y también en comparación con los dezanos, ya que recibió 90.190 euros. A este municipio le sigue Cerdedo-Cotobade que fue beneficiario de algo menos, 81.864 euros. Y por último, Forcarei recibió 53.899 euros.

Estas cuantías están cofinanciadas parcialmente con el Fondo Europeo Agrícola de Desenvolvemento Rural (Feder). Cabe recordar que la ley 3/2007, del 9 de abril, de Prevención y defensa contra los incendios forestales de Galicia, modificada por la disposición última primera de la Ley 7/2012 del 28 de junio de Montes, establece las medidas preventivas que faciliten la lucha contra los fuegos y que sirvan así mismo, para la puesta en valor de la potencialidad productiva, ecológica y social del monte gallego como base del desarrollo sostenible del medio rural.

Compartir el artículo

stats