El episodio del alumno del CEIP Xesús Golmar que desarrolló la hepatitis A se podría dar por cerrado y sin incidencia en otros menores. El padre del niño explicaba ayer que no cabría la posibilidad de que él contagiase a otros compañeros, porque cuando se incorporó a las clases después de las vacaciones navideñas ya había transcurrido con creces el período estimado de 6 ó 7 días durante los que se puede transmitir la dolencia a terceros. Indica que el menor no desarrolló la enfermedad durante las fiestas navideñas, sino a principios de diciembre, y que en todo momento actuaron con responsabilidad, tanto llevando al niño al médico para someterse al diagnóstico, que fue verificado con una analítica, como informando al centro.