Los recientes temporales hicieron mella en el muro que rodea el Pazo de Transfontao. Una parte del mismo se desplomó sobre la carretera, por donde pasa también la ruta jacobea Vía de la Plata. Pero las piedras están apartadas y debidamente señalizadas para evitar accidentes y facilitar el tránsito por la zona.