DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A Estrada pasa a tener un saldo negativo

Los dos municipios menores de Deza no pueden evitar la sangría demográfica. A Rodeiro llegaron el año pasado 58 inmigrantes, pero es que se marcharon 76 vecinos. Mientras, en Dozón sus 36 inmigrantes también se quedan por debajo de los 45 que se establecieron en otras localidades.

El saldo migratorio también es negativo para Tabeirós-Montes, en -31 personas. En Tabeirós el año pasado se asentaron 583 personas, pero es que se marcharon otras 614. Sus dos municipios (Cerdedo-Cotobade pertenece a la comarca de Pontevedra) también presentan un saldo en números rojos. La capital, A Estrada, si en 2017 tenía un saldo migratorio positivo de 64 personas, ahora tiene -24, justo la diferencia entre sus 461 inmigrantes y sus 485 exiliados. En el apartado de inmigrantes, tiene bastante compensada su procedencia: 252 son gallegos, y 209 no. De éstos, 127 no son españoles. Forcarei, por último, muestra un saldo negativo de -7 personas. Recibió a 122 nuevos vecinos (63 gallegos y 59 no gallegos), pero despidió a otros 129.

Compartir el artículo

stats