Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arturo Fandiño: "Aquí es donde tiene que estar el equipo"

El presidente del Estudiantil, Arturo Fandiño, alaba la iniciativa vecinal para recuperar Os Casares y se muestra dispuesto a volver si reúne unas condiciones mínimas

Arturo Fandiño posa en el campo de Os Casares. // Bernabé/J. Carlos Asorey

Arturo Fandiño posa en el campo de Os Casares. // Bernabé/J. Carlos Asorey

"Hay que valorar mucho lo que están haciendo", afirma el presidente del Estudiantil, Arturo Fandiño, mientras recuerda el mal estado en el que se encontraba el campo de fútbol de Os Casares hace solo unos días. El dirigente paseaba ayer por un terreno de juego que cubrían las silvas y los matorrales hasta que la recién creada asociación Xuntos por Loimil decidió poner en marcha un proyecto para recuperarlo. Tres días después, Os Casares parece un campo totalmente diferente. Fandiño, desde la distancia del exilio forzado en Callobre, reconoce que ese debe ser el hogar del Estudiantil, aunque para ello debe tener unas condiciones mínimas.

El Estudiantil se vio obligado en su día a dejar Os Casares tras subir de categoría en 2013. El campo de Loimil, creado a comienzos de los 80, era de tierra, y no reunía las condiciones mínimas, por lo que el equipo cogió las maletas y se fue al campo de San Martiño en Callobre, donde sigue jugando hoy en día. Eso dejó en el olvido Os Casares hasta esta recuperación vecinal y el descenso voluntario del Estudiantil a la categoría más baja antes de su ascenso a Tercera División. Fandiño reconoció que esta temporada de trámite en Tercera Autonómica podrían jugar de nuevo en Loimil, aunque ve complicado que el campo pueda reunir las condiciones para ello.

El presidente explicó que los trabajos realizados por la asociación Xuntos por Loimil han permitido sacar toda la maleza y recuperar el campo en gran medida, pero una cosa diferente son los vestuarios. "Hace falta una caldera nueva, luz, agua, además de que están destrozados por dentro", explicó. Estas mejoras serían solo para jugar en Tercera Autonómica. Para Tercera División la obra implicaría un presupuesto desmesurado, con la necesidad de colocar hierba en un campo que nunca la tuvo.

Fandiño reconoció sin embargo que su gran sueño siempre ha sido volver a Os Casares. "A nosotros nos cambiarían mucho las cosas si pudiésemos estar aquí. Esta temporada tuvimos solo 57 socios pero si jugásemos en Loimil tendríamos 200 o 300. Hay muchos aficionados que no se hacen socios y no vienen porque estamos en Callobre", explicó. Tener un campo de hierba también le daría la posibilidad de crear unas pequeñas escuelas con jugadores de la zona. Recordó que muchos jugadores de las parroquias están en canteras como las de A Estrada, Val do Ulla o Bandeira y que podrían estar formando parte de una cantera del Estudiantil.

Compartir el artículo

stats