Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El cajón de los objetos sin apellido

La Policía Local custodia enseres perdidos tan diversos como un abrigo de piel, llaves o teléfonos móviles

Objetos perdidos que conserva la Policía Local de Agolada.

Objetos perdidos que conserva la Policía Local de Agolada.

Personal del consistorio de Dozón tramitaba ayer el envío de un reloj que un peregrino sevillano se había dejado en el albergue y que tiene un gran valor sentimental para su dueño. En este municipio, como en el vecino de Rodeiro, prácticamente todos sus vecinos se conocen, así que si alguien extravía su teléfono móvil, las llaves de casa o el monedero, quien las encuentra suele recurrir al concello para dar con su dueño. Era bastante más complicado en las primeras ediciones de la Festa da Carne ao Caldeiro e Bola con Torresmos (tiene 25 años), cuando los ladrones aprovechaban las aglomeraciones de comensales para robar carteras y, una vez saqueadas, dejarlas tiradas en cualquier lugar.

En los municipios con más trasiego de vecinos y turistas es la Policía Local quien custodia los enseres que quedan olvidados en la calle, en una cafetería, en el banco... y que vecinos de buena fe llevan al consistorio por su dueño los echa en falta. Y más que nada, porque la apropiación de un bien perdido puede conllevar una multa de tres a seis meses si el bien tiene un valor de más de 400 euros. Si el dueño es gente de paso, es raro que acuda a las dependencias policiales preguntando por esa prenda que dejó atrás. Es lo que sucede con un abrigo de piel que lleva meses en el departamento de la Policía Local de Lalín. Sus instalaciones también custodian gafas de sol extraviadas, teléfonos móviles (dos ya fueron reclamados por su dueños) y muchas llaves. Al consistorio es frecuente que lleguen vecinos preguntando si están depositados allí enseres que echan en falta, pero también van ciudadanos con esos bienes que se toparon por la calle, para entregarlos diciendo siempre en qué punto los hallaron. Hay casos en los que incluso entregan billeteros con cantidades de dinero bastante jugosas. Como decíamos, estos enseres pasan tiempo custodiados, a la espera de que sus dueños los echen en falta. No existe un plazo para declararlos oficialmente como "objetos desaparecidos", de modo que tampoco se realizan subastas de estos bienes (una práctica que sí efectúa, por ejemplo, el ayuntamiento de Madrid).

Pertenencias en Melide

En Agolada en los últimos tiempos nadie se ha dejado prendas, como ocurre en Lalín, pero sí es frecuente que lleguen a las dependencias municipales vecinos que se han encontrado teléfonos móviles, llaves, relojes y monederos. El agente de la Policía Local, Ovidio Reboredo, señala que el volumen de objetos perdidos en el municipio y sobre todo en el casco urbano se dispara en verano, debido al aumento de viandantes por las dos exposiciones de artesanía, el campamento musical y el curso Merzapercusión. Antaño, cuando la feria del día 12 congregaba a centenares de ganaderos y tratantes, también era frecuente encontrar carteras tiradas sobre el suelo pero ya desvalijadas. Hoy en día, lo habitual es que vecinos de parroquias cercanas al municipio de Melide contacten con la policía agoladesa alertándoles de que han perdido alguna pertenencia en el ayuntamiento coruñés. Desde la policía, contactan con los agentes de Melide para dar con el objeto extraviado. Esta coordinación se realiza también con los policía de Lalín, aunque con menor frecuencia. En Agolada tampoco hay un plazo para reclamar estos objetos.

Compartir el artículo

stats