Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuando los indios se ponen golosos

Un taller de helados naturales y chucherías sin azúcar endulza la mañana en A Estrada

Llevan un mes "haciendo el indio" y disfrutando de lo lindo. La firma estradense Catro Elefantes quiso este verano conferir esta temática a su campamento de verano. La actividad se cierra hoy después de un mes con múltiples, variadas y muy instructivas actividades con las que aprender a través de la dinámica del juego. A mayores, estos días el centro abrió sus puertas para que niños que no acuden al campamento pudiesen anotarse e los distintos talleres. En el de ayer los indios se pusieron golosos, pero sin perder de vista la importancia de llevar una dieta sana y equilibrada. Los pequeños aprendieron a elaborar helados naturales a base de fruta y chuches sin azúcar.

Tienen la lección bien aprendida. Estos pequeños "indios" saben qué azúcar es bueno y cuál conviene evitar. A medida que van elaborando los dulces naturales del taller van contestando sin dilación a las preguntas que formulan sus monitores, comenzando la práctica por la lección número 1 en la cocina: manos limpias y seguridad frente a los fogones.

Una vez triturada la variada fruta dispuesta en la mesa -todos aseguran que les encanta-, llega el momento de preparar la gelatina que se encargará de dar consistencia, una vez enfriada, a las golosinas con formas divertidas que saldrán de los moldes.

El trabajo continúa con los helados. Es el momento de sacar la fruta cortada del congelador y mezclarla con la nata. Y aquí los jóvenes alumnos no pueden resistir más la tentación. Como todo buen cocinero, prueban la comida que preparan, de manera que las cucharas limpias no dejan de salir del cajón ante el impulso de cada uno de los pequeños chefs de catar la mezcla. Otro grupo observa cómo avanza la elaboración sin poder esperar el resultado, deleitándose ya con los primeros polos de arándano que salieron del frigorífico.

Catro Elefantes propone hoy una aventura jurásica. Los participantes en este último taller estival disfrutarán de un juego de pistas. Tendrán que ir superando múltiples pruebas hasta conseguir distintos huesos de dinosaurio. Llegará después el momento de juntarlas todas para recomponer el esqueleto de unos animales sobre los que, a base de jugar, aprenderán mucho.

Compartir el artículo

stats