Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Suave brisa o tormenta de verano?

- El PP atribuye a CxL "ataques injustificados e indiscriminados" por "resentimiento" - Compromiso denuncia "un inicio de regresión en las libertades políticas y sociales"

Lejos de la "suave brisa" anunciada por José Crespo, Lalín afronta un nuevo verano de tormentas políticas, como en los últimos años. Las denuncias de la oposición son recibidas como "ataques" por parte de un gobierno que a menudo recuerda que todavía está en el período de gracia de los cien días. Mientras, los antiguos integrantes del cuatripartito representados en la corporación municipal alertan de una regresión en las libertades políticas y sociales. Uno de los enfrentamientos más enconados es el que se ha producido en las últimas jornadas tras denuncias de Compromiso por Lalín sobre el estado de la playa fluvial de Vilatuxe.

El Partido Popular lamenta "la obsesión desmedida" de CxL por "atacar de forma continua y a toda costa" al grupo de gobierno. Considera que es "una postura insensata" que muestra un modo de proceder "irresponsable", porque "a quien verdaderamente perjudica con sus acusaciones alarmistas sazonadas de resentimiento es la ciudadanía, al jugar a deturpar la imagen turística del pueblo". Desde las filas populares señalan que "esa es la fuerza del pueblo de CxL", en alusión a su lema de campaña: "Echar por tierra cualquier iniciativa que busque mejorar Lalín, solo porque provenga del actual ejecutivo". "Parece que les molesta que se esté trabajando de forma rigurosa y constructiva", afirman, al tiempo que reprochan al partido de Rafael Cuíña que se arrogue "falsos méritos". Sostienen que están sacando adelante "necesidades inmediatas" que el cuatripartito habría dejado en el aire, como Feiradeza, las becas de escolarización o la fiesta de los mayores, amén de volver a aludir al ingente número de facturas pendientes.

Los populares cuestionan que Cuíña y su partido "se encierren en defender lo indefendible" y le piden "que pare con su campaña de ataques injustificados e indiscriminados" contra el ejecutivo de Crespo, "porque no contribuyen en nada a una normalización que semeja no gustarle a quien anunció una oposición leal y constructiva". "Los lalinenses no quieren peleas políticas", sino "un gobierno que trabaje en positivo, y eso es lo que estamos haciendo, porque nosotros sí queremos lo mejor para Lalín", remachan con su eslogan electoral.

Por su parte, Compromiso por Lalín muestra "preocupación" ante lo que considera "un claro inicio de regresión en las libertades políticas y de la ciudadanía". Pone como ejemplo que "el PP no quiera admitir críticas constructivas como la situación de deterioro de Pozo do Boi o la usurpación del trabajo" de concejales del anterior gobierno, como la contratación de varias personas anunciada "sin rubor" por Karen Fernández Lamela como propia, cuando, aseveran, corresponde a su precedesor en la Concejalía de Empleo, José Manuel Fernández. También califica de "lamentables" la paralización de una moción para realizar mejoras en la parroquia de Prado, "firmadas ante los vecinos por Cuíña y Crespo", la situación de los alcaldes de barrio o "los inaceptables insultos" del alcalde al portavoz del PSOE, a quien atribuyó "pocas entendederas".

CxL exige "respeto" hacia la labor que le encomendaron los electores, "que es la de liderar la oposición", una tarea que dice estar haciendo "con el freno de mano" y "dando margen para gobernar y, por qué no reconocerlo, para que sigan metiendo la pata", en alusión a presuntos favoritismos a "empresas afines", de los que ya les constan dos casos. "No queremos que Lalín vuelva a ser una dictadura, en la que unos mandan y otros tienen que callar por miedo a represalias, como pasó durante demasiado tiempo", proclama, al tiempo que se reafirma en el liderazgo de una oposición "que suma más votos y, por tanto, más voluntades que la exigua mayoría de Crespo".

Compartir el artículo

stats