Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Clientes de A Estrada registran un centenar de quejas ante la Oficina del Consumidor

Este volumen se totaliza entre los meses de enero y julio, estando protagonizado por las protestas ante compañías de telefonía móvil - Formalizan tres reclamaciones a pescaderías

La responsable de esta oficina, Kim Llobet (derecha), revisando unas facturas. // Bernabé/ Cris M.V.

La responsable de esta oficina, Kim Llobet (derecha), revisando unas facturas. // Bernabé/ Cris M.V.

La Oficina del Consumidor de A Estrada registró en lo que va de año -por tanto entre los meses de enero y julio- un centenar de quejas. La responsable de este servicio, Kim Llobet, indicó que estas están relacionadas sobre todo con el ámbito de la telefonía móvil. Junto a ellas, que -aseguran- "se llevan la palma", los estradenses también trasladaron su disconformidad como consumidores ante casos vinculados a compañías eléctricas, seguros de teléfono y hogar o de defunción. Indica Llobet que también es muy común la llegada de consultas sobre servicios de tanatorio -con o sin seguro- y sobre comunidades de vecinos.

Sin embargo, desde la oficina de Consumidores solo se han formalizado tres reclamaciones. Estas se realizaron mediante llamada telefónica y tienen como foco de denuncia las medidas tomadas desde pescaderías que "o no ponían el precio del pescado, o la procedencia y en alguna ocasión no daban ticket de compra", informó la responsable. Con esto Kim Llobet aprovechó para recordar que es obligatorio la expedición de la factura de la compra realizada en cualquier tipo de establecimiento.

En cuanto al período de rebajas, hubo algunas consultas por parte de consumidores locales, en particular, centradas en el tiempo de garantía de los productos adquiridos y sobre si el establecimiento posibilita la opción de devolución. Sea como fuere, remarcan que todo debe estar indicado con claridad en un cartel a la vista del consumidor, al igual que si el comercio admite tarjeta de crédito o no, ya que algunas tiendas no tienen este servicio para evitar el consiguiente coste.

Asimismo, la presidenta de esta asociación recordó que los clientes deben asegurarse de que la etiqueta del producto tenga dos precios: el original y el rebajado. La responsable de la Oficina del Consumidor afirma que "hay alguna persona que ya ha tenido alguna experiencia nada agradable de levantar el ticket y ver que el precio inicial era más barato que el de la rebaja".

Aunque las consultas o quejas sobre servicios o establecimientos puedan ser los más demandados, también se solicita información sobre la venta ambulante de puerta a puerta. Estas son habituales en las zonas rurales y menos frecuentes en el casco urbano. La responsoble del colectivo comentó que los clientes no suelen saber que se dispone de 14 días para devolver o anular la adquisición en este tipo de compras.

La presidenta de la Asociación de Consumidores estima que se están haciendo bastantes campañas informativas, pero considera que no se les presta atención hasta que alguien se ve afectado y no sabe cómo afrontar la situación. Sea en aldeas o en el centro urbano "hay deberes tanto para clientes como comerciantes y hay derechos para clientes y comerciantes", concluye Kim Llobet.

Compartir el artículo

stats