La corporación respaldó una modificación de crédito de más de 38.000 euros para reparar los daños que causó el pedrisco el pasado 4 de julio en diversos inmuebles municipales como el Aula de la UNED, el pabellón, el auditorio o las lucernarias de la Praza de Abastos. El Concello abrió un registro para que los vecinos puedan dejar constancia de sus daños, y por el momento ya supera el centenar de notificaciones. A preguntas del líder de Compromiso por Lalín, Rafael Cuíña, José Crespo confirmó que sí se había intentado declarar a Lalín como zona catastrófica, pero que no se cumplían todos los requisitos. Desde las filas socialistas, Román Santalla apuntó que los daños particulares fueron considerables en parroquias como Goiás, Sello, Bermés o el propio casco urbano. Agradeció la visita de Crespo a alguna de las zonas afectadas pero aclaró que muchos vecinos ni siquiera tienen conocimiento de ese registro que, por otra parte, no servirá para que el Concello pague daños como los que pudo causar la granizada en los vehículos, como explicó Crespo. Este aprovechó para dar otro toque de atención a sus antecesores y decir que en la parte del auditorio que reparó el cuatripartito y que fue dañada por la borrasca de febrero de 2017, el pedrisco del día 4 filtró agua al quedarse atascado el canalón. Rafael Cuíña replicó que la obra está certificada por los técnicos municipales y que, en cualquier caso, aún está en garantía.