Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El resurgir de la actividad urbanística

A Estrada otorgó en siete años 242 licencias de obra mayor al abrigo de su nuevo Plan Xeral

A estos permisos se suman las miles de autorizaciones previas para obras de menor envergadura gestionadas desde 2013 - Louzao Dono reconoce la urgencia de subsanar las necesidades de personal de este departamento

El rural sigue registrando un mayor número de solicitudes de licencia de obra mayor. // Bernabé/Cris M.V.

El rural sigue registrando un mayor número de solicitudes de licencia de obra mayor. // Bernabé/Cris M.V.

Hoy parece algo lejano pero, prácticamente, fue ayer. Los esfuerzos de A Estrada por sacar adelante un Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM) se prolongaron durante años, costaron sudor y lágrimas y mantuvieron paralizada durante un tiempo la concesión de licencias fuera del ámbito urbano. El 13 de junio de 2013 la situación cambió. El Diario Oficial de Galicia (DOG) publicó la aprobación definitiva del nuevo Plan Xeral tras 35 años de vigencia de unas normas subsidiarias de planeamiento aprobadas en 1978. El documento entraría en vigor en septiembre de aquel 2013. En los casi siete años transcurridos entre la primera junta de gobierno local en la que se aprobaron licencias de obra mayor al abrigo del nuevo PXOM -la del 25 de septiembre de 2013- y la del pasado 22 de julio, el Concello otorgó un total de 242 autorizaciones de esta índole. A ellas hay que sumar miles de comunicaciones previas para la realización de otras obras en el ámbito municipal.

La entrada en vigor del PXOM brindó en 2013 la concesión de 18 licencias de obra mayor, que en 2014 se elevarían ya a 42 y en el ejercicio 2015 llegarían a los 65 permisos de esta naturaleza. El número de licencias fluctúa bastante, como se puede apreciar en los datos facilitados ayer por el edil estradense de Urbanismo, Gonzalo Louzao Dono. Así, en el año 2016 fueron 29 las licencias de obra mayor concedidas, mientras que en 2017 y 2018 fueron 34, respectivamente. En lo que va de 2019 ya se dio luz verde a 20 actuaciones urbanísticas de calado, si bien Louzao puso el acento en que este año el número de solicitudes está siendo muy elevado.

Obra nueva, rehabilitación de viviendas o construcción de galpones son las actuaciones más recurrentes dentro de las solicitudes de licencia de obra mayor. Acciones de menor envergadura se gestionan desde el punto de vista administrativo a través de las comunicaciones previas que comenzaron a operar en el caso del concello estradense a partir de 2013, simplificando considerablemente la tramitación de expedientes urbanísticos. Desde este departamento se apunta a que son miles las autorizaciones de este tipo que se registran en el Concello, todas ellas vinculadas a obras menores y, en casos muy concretos, a obras mayores que, ajustándose a especifidades de la norma, pueden seguir este trámite. En estas comunicaciones previas, el particular concreta el tipo de actuación que realizará a la administración y, a los 15 días de presentar su solicitud, obtendría licencia por silencio administrativo.

Después de la parálisis que sufrió durante años desde el punto de vista urbanístico el amplio rural de A Estrada ante la suspensión de licencias, en estos momentos el número de solicitudes de obra mayor que recibe el Concello procedentes de las parroquias continúa siendo más elevado que en el casco.

El titular estradense de Urbanismo puso ayer el acento en los importantes problemas de personal que arrastra un departamento tan importante como este, una situación de sobrecarga y bloqueo a la que ya se refirió el alcalde, José López Campos, en varias ocasiones. En esta línea, Gonzalo Louzao apuntó que en estos momentos de los cinco profesionales que se vinculan a esta área de gestión municipal solo están en activo dos. Asumió que el Concello tendrá que afrontar, un horizonte temporal próximo, estos problemas de personal, cubriendo al menos una vacante por jubilación que se hará efectiva en las próximas semanas.

Tiempo de respuesta

Pese a esta situación, Louzao Dono consideró que los tiempos de respuesta no son tan dilatados como los que ofrecen otras ciudades o municipios ante la solicitud de una licencia de obra mayor. No dejó de reconocer el concejal que este aspecto está directamente condicionado por la propia naturaleza del expediente o por si este se ve afectado por otros organismos sectoriales. En todo caso, apuntó que en las situaciones "más favorables" el tiempo de espera por la licencia municipal es "cuestión de meses". "Dentro de la situación, no es como en otros lados pero no podemos conformarnos con eso", apuntó el edil. Incidió en apostar, en la medida de lo posible, por imprimir la máxima agilidad posible a esta gestión y remarcó el deseo del gobierno local de que el PXOM sea "una herramienta útil".

Por otro lado, Louzao también subrayó que cada vez es más frecuente que los ciudadanos acudan al área municipal de Urbanismo para informarse de qué actuaciones requieren licencia y cómo han de gestionarla. Incidió en que son cada vez más los ciudadanos concienciados de la importancia de contar con el correspondiente permiso para evitar futuros conflictos. Urbanismo dedica dos días a la semana a la atención al público para prestar este asesoramiento. Se trata de los lunes y miércoles, en horario de mañana.

Compartir el artículo

stats