"Se empieza a retomar la buena comida" comenta María del Carmen Ríos, detrás del mostrador de la Pescadería Pinche, en referencia a la lenta recuperación que los puestos del mercado están sintiendo a manos de jóvenes. La firma funciona desde 1975 y desde hace seis años han percibido que las ventas se han reducido, aunque la clientela sigue manteniéndose. "Son las mismas personas pero, si antes llevaba un kilo, ahora lleva medio", añade. Además comenta, que se está empezando a ver gente joven por los pasillos de la plaza oteando sus productos, especialmente parejas jóvenes que empiezan a tener hijos.