Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Premio nacional a una notaria de sobresaliente "cum laude"

La notaria de A Estrada, Carmen Alicia Calaza, logra la máxima nota en su tesis doctoral y un galardón por su estudio sobre el contrato vitalicio

Premio nacional a una notaria de sobresaliente "cum laude"

Premio nacional a una notaria de sobresaliente "cum laude"

A Estrada tiene una notaria de sobresaliente "cum laude", que acaba de recibir un premio nacional. Es una mujer que se enorgullece de ser una "notaria de pueblo". Es lo que explica que, quince años después de haber recalado en A Estrada, no se haya ido a una ciudad. Sabe que es "una excepcionalidad" pero confiesa que el "trato humano, cercano, con la gente" la hace "más feliz". Le gusta "ver a la gente de siempre", caminar "saludando" a quienes conoce, contribuir a que a A Estrada le vaya bien haciendo sus compras en la villa y poder ayudar a buscar solución a los problemas que a diario le exponen. Le emociona el agradecimiento, por ejemplo, "de una viuda con problemas con sus hijos que al final de una consulta, que no se cobra jamás, me pide si me puede dar un beso. Me da ganas de estudiar. Me refuerza. Llego a casa feliz", asegura. Y ha sido eso lo que hace cuatro años la impulsó a retomar sus estudios para especializarse con un máster en familia y sistemas hereditarios, eje sobre el que versan gran parte de los asuntos que a diario aborda en la notaría que regenta en las Galerías San Antón.

El fruto de esos estudios le reportó en mayo enormes satisfacciones que tanto ella como los suyos han vivido con gran emoción. Así, obtuvo la máxima calificación -sobresaliente "cum laude"- en la defensa de su tesis doctoral: "El contrato de alimentos como garantía de asistencia vitalicia", que ya se puede consultar en Teseo. Dada su calidad, el tribunal acordó darle opción al Premio Extraordinario de Doctorado.

El último dia de mayo también recibió el primer premio de la cuarta edición del Premio de Estudios Jurídicos Villanueva por su trabajo "Garantías jurídicas de la asistencia vitalicia. Análisis y propuestas de lege ferenda". Es un estudio en profundidad del contrato vitalicio", una relación jurídica que fomenta la relación entre personas. La renta vitalicia o el seguro de dependencia son figuras que tratan de dar respuesta a una de las mayores preocupaciones que tienen los seres humanos. "Cuando nos hacemos mayores necesitamos que nos cuiden", expone. Y quienes tienen un patrimonio "pueden invertirlo para financiar su cuidado". En su trabajo, la notaria de A Estrada realiza aportaciones acerca de cómo garantizar que esas personas mayores o que entren en un estado de discapacidad vean cumplido su objetivo. Son aportaciones válidas también para otro caso que Alicia se encuentra frecuentemente en la notaría: los padres con hijos discapacitados que, en ocasiones, carecen de familiares a cuyo cuidado puedan dejarlos tras su fallecimiento que quieren "asegurar el bienestar de su hijo". "Es una preocupación muy grande", subraya. Caracteracterizada por su carácter afable y su empatía, la notaria local quiso dar respuesta a esas demandas y garantizar que se ve cumplido el objetivo de que el mayor o discapacitado en cuestión va a ser cuidado, asistido e integrado por el resto de su vida.

Es "una relación humana que tiene mucho valor". "Normalmente todos queremos que nos cuiden en nuestro entorno" y no en un geriátrico, aunque estos sean necesarios, destaca. "En Galicia, mayoritariamente "la gente quiere que la cuiden en su casita", explica. "Por eso me preocupé de buscar distintas soluciones" y también de afianzar la "garantía". Es un "contrato" que busca que haya la máxima garantía. Pretende evitar que, después de suscrito, se pueda desasistir a la persona a la que se pretendía proteger. Sobre cómo garantizarlo, ve posible reservar el usufructo o establecer una reserva de dominio, por ejemplo. Se trata de que "si la relación no va bien", se puedan "recuperar los bienes" para garantizar el fin último de garantizar el bienestar de la persona que se pretende proteger.

Tesis y trabajo reflejan la dedicación de "todos los fines de semana, vacaciones y festivos" que Alicia le ha consagrado a completar su formación y a buscar soluciones a la problemática que aqueja a muchas familias.

Al leer la tesis, Alicia quiso dedicársela a sus padres. Él, Berlarmino Calaza Ramudo, falleció hace años, cuando la hija mayor de Alicia solo contaba dos meses. A sus otros seis nietos no llegó a conocerlos. Alicia aun se emociona. Sigue siendo su inspiración. Fue un profesional del Derecho que llegó a ser director general de las primeras consellerías de la democracia y también estuvo en la Diputación de Lugo. Su condición de secretario de ayuntamiento determinó que Alicia -nacida en Lugo capital- viviese los primeros diez años de su vida en un pueblo de León y luego -junto con su madre, profesora, y su hermana Sonia- por toda España, allí donde las obligaciones profesionales de su padre les llevaban. Belarmino fue uno de los fundadores de la actual Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp). A él le correspondió redactar sus estatutos. "En casa siempre hemos vivido el mundo de la Justicia con mayúsculas: promover que todos tengamos derecho a vivir en igualdad y en dignidad", expone. Le inculcó a sus dos hijas la pasión por el Derecho, que estudiarían ambas y también las dos hijas de Alicia.

Su hermana Sonia -diez años menor que la notaria local- es una de las catedráticas más jóvenes de España en Derecho Procesal. Previamente, Alicia ya había hecho Derecho en 5 años en la Universidade de Santiago (USC) y aprobado Notarías en cuatro. Trabajaría 8 años en Rianxo y 2 en Guitiriz. A los 11 de llegar a A Estrada decidió hincar de nuevo los codos y cursar en la UNED un máster y, posteriormente, el doctorado que culminaría con la defensa de la tesis a la que el tribunal le otorgó sobresaliente "cum laude". "En esta sociedad de pirámide invertida, la gente va a vivir muchos años pero eso no significa que lo vaya a hacer mejor. Necesitamos un plan de previsión humana para que alguien nos cuide con calidad cuando seamos mayores. Y que podamos elegir". Es "la vertiente humana del contrato" que propone la notaria de A Estrada.

Compartir el artículo

stats