Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carboeiro, de operación bikini

La reforma del cenobio para frenar las humedades durará todo el verano y tendrá que estar rematada a mediados de octubre

Trabajadores de la empresa adjudicataria, en el antiguo horno del cenobio. // Bernabé/Javier Lalín

La UTE que conforman las empresas Construcciones Mascareñas e Hijos y Rehabilita, Gestión Integral de Rehabilitación y Restauración, comenzaron los trabajos de mejora en el monasterio de Carboeiro. El acta de replanteo de las obras se firmó el 4 de este mes, de modo que a partir de esa fecha la adjudicataria tiene cuatro meses y medio para rematar las obras. Es decir, a mediados de octubre tienen que estar zanjados los problemas de humedad que afectan al cenobio.

Por eso, la actuación se centra en la limpieza y recuperación de la cubierta y de las fachadas, así como la mejora de las ventanas de las torres para evitar que siga entrando agua cada vez que llueve, la reparación de los muros en mal estado y la rehabilitación de la cubierta de la antigua casa monacal, que ahora funciona como museo. El proyecto incluye la limpieza de los frescos del ábside de la iglesia. Los trabajos, adjudicados por 290.000 euros (la licitación inicial ascendía a 323.048) coincidirán con la temporada alta de visitantes al cenobio. Sin embargo, solo en ocasiones puntuales van a restringirse las visitas. De hecho, a mediados de julio están previstos dos conciertos en el templo. Desde el Concello de Silleda, ya se mejoró su senda botánica y había un proyecto para recuperar los bancales de la antigua huerta.

Compartir el artículo

stats