Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Falta de mano de obra en el campo

Productores de A Estrada temen perder cosechas ante la dificultad actual para contratar temporeros

"En la agricultura no quiere trabajar nadie", apunta Manuel Touceda - Asegura que en esta explotación familiar de Berres hubo que tirar ya 2.000 kilos de fresas por falta de personal para hacer frente a la recogida

7

Riesgo de perder cosechas por falta de mano de obra en A Estrada

El estradense Manuel Touceda trabajó durante más de 30 años en la agricultura. Apostó por la huerta, convirtiéndose en todo un referente local en el cultivo de la fresa y encontró el relevo en su hija. En la jornada de ayer desde esta explotación de la parroquia de Berres reconocía temor a una posible pérdida de las cosechas ante la dificultad que, asegura, se están encontrando actualmente productores locales a la hora de contratar temporeros.

Si en puntos como Huelva la campaña de la fresa se extiende, aproximadamente, entre enero y mayo, en A Estrada la recogida de este fruto se realiza entre abril y julio. En explotaciones como la de la familia Touceda en Berres el relevo lo toman productos de la huerta como las judías. Para hacer frente a la recolección de la fresa en una plantación de una hectárea serían necesarias como mínimo cinco personas y en la jornada de ayer la explotación solo contaba con dos trabajadores. "En Semana Santa ya tiramos 2.000 kilos de fresa", explica Manuel Touceda, que relata que al no haber temporeros para la recolección el fruto terminó estropeándose en la propia planta, aunque fue preciso retirarlo igualmente.

Touceda explica que desde el año 1999 siempre se contó con trabajadores de nacionalidad extranjera para efectuar la recogida de la fresa y la judía. Sin embargo, asegura que ahora la situación se ha vuelto complicada para seguir contando con esta mano de obra en el campo estradense. "No hay personal para la agricultura. Muchos se marcharon a sus países cobrando el paro", indicó, para luego subrayar que cuando trata de explicar la situación en que se encuentran explotaciones como esta las administraciones "se pasan la pelota unos a otros".

"En la agricultura no quiere trabajar nadie", se lamentó Manuel Touceda. Asegura que estos productores demandaron personal para realizar este trabajo a la Oficina de Empleo y que especificaron la preferencia de que tuviesen cierta experiencia en la recogida de fresas. Afirma que no se le remitió nadie con este perfil y que las personas con las que contactaron finalmente no demostraron interés o no tenían posibilidades de transporte hasta esta parroquia. "Sacan las ganas de trabajar. Para cuatro jóvenes que hay en el campo...", apuntó Touceda.

En cuanto a los salarios, aseguró este estradense que desde esta explotación se viene pagando a los temporeros el salario establecido para las peonadas, que situó en 1.050 euros por 40 horas de trabajo a la semana. Reconoció que a los trabajadores que hasta ahora venían de fuera para participar en los trabajos de recogida de este fruto se le aportaba incluso vivienda.

Asumen que para afrontar un trabajo como el que hay en esta explotación estradense lo ideal sería contar con entre 12 y 15 personas ya que, una vez completada la recolección de fresa se inicia la de judía, con una hectárea y media de este cultivo esperando manos que lo recojan.

Compartir el artículo

stats