Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las nuevas corporaciones municipales

Los alcaldes de las comarcas tendrán un tope salarial de entre 42.400 y 58.300 euros anuales

El sueldo bruto más bajo corresponde a Dozón y los dos más altos, a Lalín y A Estrada -José López, con 55.000 euros, fue el mejor pagado el pasado mandato -La nómina del mandatario cruceño superaba a la del silledense

Luis López (el sábado junto a tres de sus cuatro antecesores) fue el alcalde con el sueldo más bajo. // Bernabé

Luis López (el sábado junto a tres de sus cuatro antecesores) fue el alcalde con el sueldo más bajo. // Bernabé

El sueldo de los cargos públicos es uno de los asuntos que suele suscitar un gran debate en la sociedad y lo cierto es que los políticos españoles no están entre los mejores pagados de Europa. En España, estas retribuciones están fijadas por ley y, en el ámbito municipal, están relacionadas con la dimensión de cada concello. Así, en el caso de Deza y Tabeirós-Montes, los regidores que acaban de tomar posesión el pasado sábado podrán cobrar entre un máximo de 42.452 y 58.372 euros brutos anuales. A los últimos límites citados, que ya suponían un incremento del 2,25% respecto a los vigentes a finales de 2018, se incrementarán, con efectos del 1 de julio de este año, en función del alza del IPC.

Los mandatarios de Lalín y A Estrada podrán asignarse un salario máximo de 58.372 euros, pues estos dos concellos entran dentro del tramo de administraciones de entre 20.001 y 50.000 habitantes. Durante el mandato que acaba de expirar, Rafael Cuíña tuvo una nómina de 47.227 euros, mientras que la de José López ascendía a 55.000. Silleda, Vila de Cruces y Cerdedo-Cotobade son los únicos casos en las comarcas donde sus presidentes municipales pueden percibir hasta 47.759 euros al año. Los emolumentos del trasdezano, Manuel Cuíña, fueron de 42.264 euros y Jorge Cubela cobró 43.500. Por encima de esta cuantía estaba el exalcalde cruceño, Jesús Otero Varela, con 44.623 euros. El límite máximo retributivo de los alcaldes se encuadra en municipios con entre 1.000 y 5.000 habitantes, pudiendo percibir en todos los casos un tope salarial bruto anual de 42.452 euros. La exmandataria de Forcarei, Belén Cachafeiro, era la que más se aproximaba a este montante, con 40.000 euros. Su entonces homólogo de Agolada, Ramiro Varela, tenía una nómina de 39.494 euros y el reelegido mandatario de Dozón, Adolfo Campos, contaba con 39.900 euros. Luis López, que renovó el poder en Rodeiro, era el alcalde peor pagado, con un sueldo de 33.900 euros. En el último mandato, las retribuciones de los nueve alcaldes supuso un total de 385.300 euros.

Dedicaciones exclusivas

Por otro lado, la prestación de servicios en los ayuntamientos en régimen de dedicación exclusiva -antes citábamos los casos de los regidores- también está definida legalmente y vinculada a la población de cada concello. A diferencia de los topes máximos de los sueldos de los alcaldes, en este caso los tramos son más ajustados a la posible realidad de cada administración. Así, en total, en Lalín y en A Estrada podrá haber hasta una decena de ediles con dedicación exclusiva y, en consecuencia, tener acceso a una retribución económica también definida en la normativa aplicable. En Silleda, Vila de Cruces, Cerdedo-Cotobade y Forcarei el límite máximo es de tres, dos en los casos de Rodeiro y Agolada y solo una en Dozón. Es decir, en el municipio más pequeño de la zona solo el alcalde u otro concejal tendría derecho a una dedicación plena. En el caso de las parciales, éstas también están concretas por ley. Como curiosidad, la LRBRL establece que en municipios menores de 1.000 habitantes, no podrá haber dedicaciones exclusivas. A esta situación parece que llegará tarde o temprano Dozón, que rebasa este límite por algo más de un centenar de empadronados.

Otro límite que establece la normativa afecta al número de puestos de trabajo cuya cobertura puede corresponder a personal eventual, independientemente de lo que cobre cada una de estas personas. La contratación de personal de confianza es frecuentes en los municipios de mayor tamaño y suele estar adscrita al gabinete de la Alcaldía o al área de comunicación, pero también se pueden dar de alta eventuales para otras áreas que, como los antes citados, cesan en sus funciones al final de cada mandato o si cesa el alcalde. En Lalín y A Estrada son siete el número máximo de eventuales, aunque en los últimos años suele haber dos o tres en cada caso. En concellos de entre 5.000 y 10.000 vecinos puede haber uno como máximo y uno también en los que su censo esté entre 2.000 y 5.000, siempre que no haya representantes de la corporación con dedicación exclusiva. Dozón es el único caso donde no está permitido este tipo de contratos.

Compartir el artículo

stats