-¿Iron Maiden puede parecer un poco duro para un público en general?

-No necesariamente. Es cierto que es heavy metal pero entra dentro de las primeras bandas del metal. Se podría decir que es como un hard rock pero un poco más duro. Alguno podría matarme por decir eso. Pero sirve para explicar que, dentro del metal, no es de lo más duro. Hoy en día hay bandas de metal que son para un público más específico. Eso no pasa con Iron Maiden. Creo que es para gente que le guste el rock. Si lo que estás acostumbrado a escuchar son vals, va a ser que no va a llamarte mucho.

-Antes de embarcarse en este proyecto, ¿en que otros grupos tocó?

-Estuve un tiempo en Esquíos y también en Acome, con mi padrino Carlos Barruso. También tuve una banda en el instituto. Fui un poco autodidacta con el bajo, aunque siempre tuve la suerte de tener el maestro en casa, mi padre.

-Tanto su padre, Álex Cabal, como su padrino Carlos Barruso son músicos reconocidos. La música le viene de familia...

-Sí y más que agradecido que estoy de tener estos conocimientos de música. Mi padre creo que tocó el bajo desde los 18 años. En mi caso me debí criar escuchando el ritmo del bajo en casa. La primera vez que cogí un bajo fue algo aleatorio. Tendría unos catorce o quince años y pensé que si mi padre tocaba yo también podía. Él me vio y se sorprendió mucho de que se me diese por eso.