Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Otero Neira: "Después de treinta años me cansé un poco de tocar la música de otros"

El músico ha sacado a la venta su tercer disco, "Vibrations", y apuesta por un trabajo con piezas propias

El pianista estradense Javier Otero, ayer, en A Estrada. // Bernabé

-¿Qué nos podemos encontrar en este tercer disco "Vibrations" que ha puesto a la venta en los últimos días?

-Este disco, a diferencia de los dos anteriores, tiene un toque más personal. Va tirando hacia un camino más personal dentro de mi carrera. Son todas creaciones del siglo XX, con compositores conocidos como Prokofiev, luego otros dos más actuales, como Ginastera y Rautavaara. El más actual es Rautavaara, un compositor finlandés que murió hace dos años. Quería hacer un disco que tuviese sentido con música más moderna.

-¿Quería cambiar un poco de registro?

-Sí. Ya en diciembre empecé a tocar en mis conciertos algo de música mía. La tendencia será ir mezclando música de otros compositores con música creada por mí. En este caso hacía muchos año que tenía muchas ganas de tocar la sonata de Prokofiev. Surgió esta posibilidad y decidí lanzarme, así ya me queda hecho.

-¿Cuánto tiempo hay detrás de un disco como este?

-La verdad es que este fue el primer disco en el que no trabajé de una forma continua. Fue intermitentemente. El trabajo comenzó a comienzos de 2018 o finales de 2017. Lo que hice fue ir grabando poco a poco. En discos anteriores me encerré y no paré hasta el disco estaba listo. En este caso sin embargo tenía que preparar las piezas para los conciertos, así que lo que hacía era ir al estudio después de una actuación y grabar.

-¿Contento con el resultado final?

-Por norma general no suelo estar nunca contento con el resultado final. Es un problema que tengo. Digamos que estoy razonablemente contento con este disco.

-¿Está entonces trabajando en la creación de un disco con piezas solo suyas?

-De hecho en este disco ya hay alguna sorpresa mía pero no quiero avanzarla de todo. En mis conciertos ya estoy tocando piezas mías y la idea es seguir avanzando en ese sentido.

-Eso ya le exigirá un tipo de trabajo diferente.

-En septiembre hará treinta años que llevo tocando el piano, desde que tenía ocho años. Digamos que ya me cansé un poco de tocar la música de otros. Me apetecía probar a tocar música mía. Lo empecé a hacer en el Piano Meeting en septiembre, en Santiago. Siempre tienes un poco el miedo ese de si va a gustar. El repertorio que escojo para tocar en mis conciertos es siempre de grandes músicos y sé que van a gustar porque son canciones muy bonitas. Cuando uno se plantea tocar su música entra el miedo de que la pieza no guste. Puede no gustar porque la tocaste mal pero si es tuya es más complicado defenderlo. En este disco sin embargo está una de Prokofiev que se podría decir que está en el top cinco de piezas para solo de piano. Tenía ganas y casi una necesidad de grabarla y poder decir que la grabé. De hecho en mis conciertos también la toco.

-¿Uno va perdiendo el miedo a la responsabilidad de tocar piezas de ese nivel?

-En ese sentido me reseteo bastante. Es fácil seguir teniendo el miedo de tocar en público porque cada vez es diferente. Además, con un niño de dos años, el tiempo que uno tiene para dedicarle a esto es diferente, así que es necesario resetearse de vez en cuando. Todo son nuevas experiencias. La exigencia de la gente sigue siendo la misma independientemente de tus circunstancias, así que tienes que organizarte de otra manera.

-¿Ahora toca presentar este nuevo disco en sus conciertos?

-El disco ahora está en una preventa, con el regalo de una camiseta que hice yo el diseño. A partir del 15 de mayo estará ya a la venta. Ahí empiezan las presentaciones. Espero poder hacer una en A Estrada, aunque la primera será en Alicante el 31 de mayo. Después de ahí tocará en diferentes lugares. Espero poder hacerlo aquí, aunque eso no depende de mí.

-¿Cómo acabó realizando la presentación de este nuevo disco en Alicante?

-El auditorio de la Diputación de Alicante es, en este mundo, uno de los más punteros a nivel europeo. Tienen un ciclo de pianistas y ya me llamaron el año pasado pero no pude ir. Este año me coincidió muy bien porque creo que va a poder ser la única presentación en la que podré tocar todas las canciones del disco una tras otra. En otras presentaciones tocaré algunas pero en esta coincide que tengo que hacerlas todas. Es también un reto porque una cosa es grabarlas en diferentes sesiones y otra tocarlas todas seguidas. Es un poco más costoso. Será la primera vez en muchas cosas porque también es la primera vez que toco en Alicante.

-¿Cómo es el día a día de un pianista profesional como usted?

-No creo que sea muy diferente al día a día de cualquier persona. Intento trabajar un poco cada día y, como soy también profesor en el conservatorio de Santiago, me divido el tiempo entre el piano, las clases y mi hijo.

Compartir el artículo

stats