El Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Pontevedra pone en marcha una campaña dirigida a sensibilizar a los usuarios de los tractores sobre los riesgos asociados a su manejo y conducción. Esta iniciativa informativa y de prevención se combina con la vigilancia y denuncia de las infracciones detectadas. Por medio de un tríptico, confeccionado por la Xunta de Galicia a través del ISSGA (Instituto de Seguridade e Saúde Laboral), los guardias de Tráfico de Pontevedra informan de medidas de prevención frente a vuelcos, por ser el accidente más frecuente tanto en fincas como carreteras.

En tres años (2016-2018), el subsector contabilizó 53 siniestros con tractores agrícolas en la provincia con el resultado de cinco personas fallecidas: Dos hermanos en Lalín y un vecino de Vila de Cruces el año pasado y otros dos en A Estrada en 2017. A esta lista hay que añadir uno más, acaecido el pasado 4 de febrero en Valga, en el que un octogenario fallecía como consecuencia del vuelco del tractor que conducía. En todos estos accidentes mortales, el tractor no llevaba desplegado el arco de seguridad.

Dentro de sus prioridades para garantizar la seguridad vial en la provincia, Tráfico pone en marcha esta campaña para vigilar el estricto cumplimiento de la normativa que, con carácter general, exige que todos los tractores matriculados a partir del 1 de julio de 1993, de más de 600 kilos de masa en vacío y en orden de marcha, deberán ir equipados con un bastidor o cabina oficialmente homologados para reducir los daños al conductor en caso de vuelco. En los últimos años, se ha podido confirmar la eficacia de los arcos de seguridad, encontrándose una notable diferencia entre aquellos que hacen uso del sistema y los que no, cuyos daños materiales en caso de siniestro son mucho mayores. Está comprobado que, al utilizar este dispositivo de seguridad de forma desplegada, se reduce en más del 50 % el riesgo de fallecer en caso de vuelco del tractor.

La tolerancia es "cero" ante la ausencia de su empleo y puede constituir una infracción grave tipificada en el Reglamento General de Circulación, sancionada con 200 euros de multa y la inmovilización del tractor, que no se levantaría hasta tanto no se proceda a desplegar el prevenido arco de seguridad. En los tres últimos años, el Subsector de Tráfico en Pontevedra formuló 376 denuncias relacionadas con los tractores agrícolas y el 35% fueron precisamente por no usar en la posición superior la estructura antivuelco.