Comer un cocido a más de 20 grados es una experiencia que muchos conocen y por eso el plato más representativo la gastronomía gallega, sobre todo por el Entroido, en Lalín se sirve prácticamente durante todo el año. En la jornada de ayer, más propia de un día veraniego, más de 65.000 personas -según la organización- escucharon la llamada realizada desde la capital dezana para participar de su fiesta y abarrotaron sus calles y restaurantes. Vecinos y foráneos disfrutaron de esta Feira do Cocido que por primera vez fue emitida en directo a través del portal web municipal, pero cualquier historia solo es verdaderamente real si se vive en primera persona.

Tras los actos protocolarios del consistorio y la entrega del premio Aldea Singular, autoridades y pregonero; el periodista pontevedrés Xabier Fortes, realizaron una visita a la carpa Mahou del Campo da Feira, donde algunos de sus productos gastronómicos a la venta podía casi cocerse sin pasar previamente por el fuego. El pregonero, arropado por el alcalde, Rafael Cuíña; el conselleiro de Cultura, Román Rodríguez, y la presidenta de la Diputación provincial, Carmela Silva, se subió al palco, consciente de que ya tenía a muchos de los presentes ganados. Porque Fortes quiso, en su intervención, recordar a su pandilla de amigos de Lalín, a donde venía con 18 años a la casa de los Chamorro por las fiestas patronales en aquellos días que no acababan nunca o, en el mejor de los casos, con "un baño furtivo y en pelotas de madrugada en la piscina municipal".

La fiesta de la la 51ª Feira do Cocido de Lalín

Tras citar a algunos de sus vecinos más ilustres, algunos de ellos artistas, se preguntó "cómo es posible que en una pequeña comarca anide y crezca tanto talento junto". A su juicio el secreto podía ser la "poción mágica que son el caldo y el cocido". En esta línea, y antes de autoproclamarse "en las calles de Lalín presidente y, con permiso del señor alcalde, embajador plenipotenciario y encargado de los asuntos de Lalín en Pontevedra y en Madrid para hacer todo lo posible para defender el buen nombre de esta villa y de su cocido allí donde se precise...", declaró. Y comparó esta fiesta con la reunión anual de los druidas en la antigua Galia en el bosque de los Carnutes "para confrontar las excelencias de sus recetas, y de paso zamparse jabalíes", algo que en Lalín se hace desde hace más de medio siglo para homenajear "a su comida patriótica y sentimental". El periodista pontevedrés recordó que el Cocido comenzó con el exalcalde Licho (Luis González Taboada) un 9 de febrero de 1969, "el día que nació mi mujer, "sobrina-nieta de Aurita de Lalín, que tenía una casa en la calle Bos Aires donde daba habitación a estudiantes, para los que cocinaba y lavaba la ropa". A diferencia de otros años, en los que el desfile se prolongaba quizá demasiado y parte del público ya pensaba más en sentarse a comer que en disfrutar del ambiente carnavalesco, en esta ocasión remató en torno a las dos de la tarde, a tiempo todavía para refrescarse con un aperitivo en los bares o restaurantes de la localidad, aunque esto no fuese una tarea fácil por el abarrote de público. A modo de anécdota, representantes de la veterana comparsa Os Canecos de Poio entregaron al alcalde, a pie de palco, una placa por sus 30 años de desfiles, que ayer fue conducido por el actor local Fran Lareu.

Los actos oficiales arrancaron a las 11.00 horas en el vestíbulo del consistorio con la música de gaitas y percusión del grupo O Carballo da Manteiga. En torno a medio centenar de vecinos de Doade escucharon, orgullosos, las palabras de su alcaldesa de aldea, Amparo Blanco Varela, durante su intervención en la recepción del premio Aldea Singular. Luego recibiría el diploma acreditativo de manos del alcalde, Rodríguez y Silva. La vecina de Codeseda recordó por la unidad de acción parroquial Doade cuenta con un museo etnográfico único en Galicia, un castro excavado, rutas de senderismo homologadas, el núcleo de Codeseda rehabilitado o una fiesta en los márgenes del río Asneiro, entre otras. Pero para continuar en esta senda puso deberes a los representantes públicos. Tanto Cuíña como Román Rodríguez y Carmela Silva recogieron el guante y se comprometieron a colaborar en este sentido. Poco después el alcalde, en su breve intervención, proclamaba que el rural de Lalín es "inquieto, solidario, reivindicativo, vivo, indomable y ejemplar. El mandatario defendió el "oro blanco" que producen las vacas en el concello con más reses de Galicia, su paisaje y dijo que el lema "S e é de Lalín, é bo",ya no es una declaración de intenciones sino "una realidad constatable". "Lalín tiene un brillante pasado, mas también un mejor presente que lo que auguraban algunos, y muchas ilusiones de futuro; de todos nosotros depende... de la unidad, del diálogo, de la comprensión, de la inteligencia como pueblo y, también de la colaboración efectiva", dijo. Cuíña agradeció la presencia de Román Rodríguez como representante de la Xunta y como vecino de Lalín y, a diferencia de años anteriores, esta vez el protocolo sí tenía para el conselleiro y lugar preferente y turno de palabra. También agradeció la presencia de ediles de la oposición, con el portavoz municipal del PP, José Crespo, a la cabeza.

Xabier Fortes, pregonero de la 51.ª Feira do Cocido de Lalín

Palabras de afecto tuvo para Carmela Silva, a la que dijo: "tú siempre estás aquí y es algo que tendré en cuenta, también, para el futuro". Y, remató su intervención con: " Os de Lalín sempre seremos fillos de Breogán, e da nosa Galicia... Nai e Señora".

Román Rodríguez brindó su apoyo a los vecinos de Doade -así lo habían demandado antes- para que su fiesta de la Malla Tradicional sea declarada de interés turístico gallego tras 20 años de vida o, lo que es todavía más importante, para que el Cocido entre dentro del exclusivo elenco de las fiestas de interés turístico internacional, como desea el gobierno local, no sin antes recordar -también lo hizo Carmela Silva- que esta jornada coincidía con el Día de Rosalía de Castro; la señora de las letras gallegas, ejemplificando lo que representa el Cocido para Lalín.

La presidenta provincial hizo una defensa del mundo rural y dijo que no hay mejor sitio para comer este plato que la villa dezana, a la par que subrayó que sus vecinos hacen que esta localidad sea un "gran pueblo". Tras la comida y una larga sobremesa, los vecinos se echaron de nuevo a la calle para disfrutar del ambiente o presenciar el concierto que, a las 20.00 horas, ofreció en la Praza da Igrexa, Xabier Díaz y As Aduferias de Salitre.