El gobierno de Lalín anuncia que, "ante los ataques y críticas carentes de sentido surgidas en los últimos días dentro de algún sector de la política lalinense" contra la Festa do Orgullo, desea expresar su defensa tajante de este evento que sirvió desde su puesta en marcha en el 2016 "para situar a nuestro municipio como un auténtico referente en Galicia en la lucha a favor de la tolerancia, la igualdad y la diversidad". Recuerda que esta cita nació a comienzos de mandato de la mano de la concejalía de Igualdade, que dirigía Celia Alonso, y de la que ahora es responsable María Jesús Sánchez, como una apuesta valiente, firme y pionera en una villa rural a favor de la libertad e integración de todas las personas y colectivos. Sin embargo, el gobierno manifiesta que tanto este año como en los próximos, la fiesta, que cumplirá en la próxima primavera cuatro ediciones plenamente consolidada, se va a seguir celebrando como modelo de evento inclusivo de acuerdo con el sentir de la gran mayoría de la ciudadanía de Lalín.

Señala que el Orgullo de Lalín, que tendrá lugar los días 3 y 4 de mayo, es un espacio de participación comunitaria e integradora que se acompaña de diversas acciones educativas con otras actividades culturales, con un factor diferencial como es el de tener lugar en el contexto rural gallego. Este hecho hizo, dice, que su modelo trascendió por otras zonas, siendo un referente en más villas y creando sensibilidad contra la homofobia y la discriminación. Y defiende la continuidad de un evento que define a Lalín como "progresista, igualitario y responsable en la defensa de los derechos del colectivo LGTBI".