El alcalde de Vila de Cruces, Jesús Otero, firma el próximo miércoles en Santiago la cesión a Sanidade del edificio del centro médico. Será a las 13.00 horas y con este acuerdo cierra una espera de cuatro años. El regidor explica que en los últimos meses el inmueble exigía más desembolsos económicos para su puesta a punto, y de ahí la necesidad de formalizar el traspaso a la consellería.

En este convenio no entrará el consultorio de la parroquia de Merza, que seguirá siendo de titularidad municipal ya que el coste de su mantenimiento es inferior. Preguntado por si aprovechará la firma de dicho acuerdo para abordar la recuperación de las urgencias para el municipio cruceño, Jesús Otero explica que "hablaremos de sanidad". Meses atrás, Sanidade dejó entrever que no volvería a dotar a este municipio de un Punto de Atención Continuada (PAC), dada que la cercanía a Silleda entra dentro de las ratios, pese a que desde la oposición se cuestiona este argumento.

En vista de esta reacción, desde el gobierno local se propuso la posibilidad de disponer de un médico por las tardes. "Tendría que estudiarlo la Xunta, para ver si hay facultativos suficientes o si se turnan los que están ahora", en horario matutino. Esto implicaría tener que efectuar cambios en el organigrama, una cuestión que tiene un punto a su favor porque están a punto de producirse jubilaciones en el centro médico, y las nuevas incorporaciones podrían realizarse ya con el nuevo organigrama diseñado.

El anuncio de la cesión de Vila de Cruces de su ambulatorio a Sanidade se produce días después de que expirase el plazo que dio el Bloque al gobierno local para que abordase la cuestión de las urgencias con el conselleiro Jesús Vázquez Almuíña.

Consultorio de A Bandeira

El de Vila de Cruces no es el único centro médico que estaba pendiente de traspaso. El consultorio de A Bandeira también está a la espera de su cesión, después de que el centro médico de Silleda pasase a ser de titularidad autonómica en marzo de 2017. En A Bandeira, la falta de médicos y enfermeros cuando se producen bajas o los titulares disfrutan de vacaciones causó polémicas en los últimos meses.