La junta de gobierno de la Diputación adjudicará este viernes de forma oficial las obras de rehabilitación de la carretera provincial EP-7201, que comunica Cachafeiro y Silleda y que pasa por los municipios de Forcarei y Silleda. Construcciones Taboada y Ramos será la firma que ejecute los trabajos, por un presupuesto de 335.070 euros, por debajo de los 453.104 con los que salió inicialmente a concurso. El plazo de ejecución de estas obras es de cuatro meses, por lo que si no se producen complicaciones, la intervención debería estar lista a principios de otoño.

El diputado de Mobilidade, Uxío Benítez, indica que este proyecto busca mejorar la seguridad viaria y peatonal en un tramo de casi 22 kilómetros. El proyecto contempla levantar todo el firme actual en mal estado para aplicar diferentes emulsiones asfálticas, riegos de adherencia, mezclas bituminosas y microaglomerados, que garantizarán la seguridad de la nueva plataforma. Además, la empresa mejorará el drenaje de la carretera, instalando tuberías en las acercas correspondientes y, por último, pintará las marcas de señalización horizontal.

Según el último estudio de aforos de la Diputación, la EP-7201 soporta un tráfico medio diario de 1.500 vehículos. En el primer trecho de la vía, entre Cachafeiro y la EP-6501 (Graba-Escuadro), la intensidad media diaria asciende a 1.138 vehículos, y en el segundo trecho, entre la citada vía y Silleda, llegan a alcanzarse los 2.058.