Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El mercado laboral en la última década

Las comarcas tienen 3.300 activos menos que antes de la crisis pese al descenso del paro

Lalín se mantiene como el concello con más cotizantes, pero está todavía a casi 2.000 de los que sumaba en 2008 -En los últimos diez años desaparecieron 1.900 autónomos, de los que 540 corresponden a A Estrada

Charla sobre economía en el IES Laxeiro  |  Para que serve a economía. Este fue el título con el que Xosé Antón Rodríguez presentó su conferencia en el día de ayer para alumnos del IES Laxeiro de Lalín. La sesión tuvo lugar a las 13.45 horas, en la que este profesor de Economía Cuantitativa de la Facultade de Ciencias Económicas e Empresariais de la Universidade de Santiago de Compostela (USC) expuso a los presentes sus apreciaciones sobre la materia. La charla informativa se programó en el salón de actos del ciado instituto de la cabecera comarcal dezana.

Charla sobre economía en el IES Laxeiro | Para que serve a economía. Este fue el título con el que Xosé Antón Rodríguez presentó su conferencia en el día de ayer para alumnos del IES Laxeiro de Lalín. La sesión tuvo lugar a las 13.45 horas, en la que este profesor de Economía Cuantitativa de la Facultade de Ciencias Económicas e Empresariais de la Universidade de Santiago de Compostela (USC) expuso a los presentes sus apreciaciones sobre la materia. La charla informativa se programó en el salón de actos del ciado instituto de la cabecera comarcal dezana.

La recuperación de sectores como el de la construcción y otros indicadores ponen de manifiesto en las comarcas una recuperación de la economía, aunque todavía a unos niveles muy inferiores a la etapa precrisis. En los últimos años la mayor parte de los concellos de Deza y Tabeirós-Montes ha encadenado un período de incremento de activos, acompañado de un recorte en el censo de desempleados.

Con todo, los municipios de la zona cerraron el pasado ejercicio con exactamente 3.321 activos menos que los que había al cierre de 2008; es decir, en una década en la que la crisis económica todavía afecta a muchas economías familiares que han visto reducido su poder adquisitivo. La contratación indefinida se mantiene a niveles semejantes, con poco más de cinco de cada cien acuerdos laborales y a ello hay que añadir este fenómeno de la temporalidad y que los salarios crezcan por debajo del coste de real de la vida. En los primeros años de la recesión las comarcas perdieron en torno a 5.000 afiliados a la Seguridad Social las cifras de parados se aproximaban a los 6.000. Ahora, la recuperación se evidencia con una progresión al alza del número de cotizantes, pero todavía lejos de cuando, hace una década, las comarcas sumaban 23.290 activos. El pasado curso se cerró con exactamente 19.969, algo más de medio millar en doce meses y cerca del registro que había en 2011, cuando la crisis ya era una evidencia, pero con muchas empresas todavía tratando de capear un temporal que, en muchos casos, no fueron capaces de salvar tiempo después.

Si comparamos el número de personas en activo -trabajadores por cuenta propia o ajena- con los que se cerró el pasado ejercicio y los habidos en el mismo período de diez años atrás hay que indicar que Lalín continúa siendo el municipio de las comarcas con más cotizasteis, pero a la vez ha sido también el más damnificado. Así las cosas, el último registro apunta a un total de 6.859 cotizantes, que son 1.929 menos. La diferencia con A Estrada es bastante acusada, aunque el registro de trabajadores de la capital de Tabeirós también es inferior que en la dezana. En este caso hay que indicar que A Estrada conserva ahora 5.460 afiliados a la Seguridad Social; 760 menos de los que tenía diez años atrás. En Silleda la comparativa es negativa en 143 casos y en esta localidad están trabajando 3.337 vecinos. Más, tanto en términos absolutos como porcentuales, perdió Vila de Cruces, que pasó de contar con 1.565 a mantener ahora a 1.398 cotizantes al sistema público con su IRPF.

Rodeiro es el único municipio donde sus registro de activos actual rebasa al de la etapa anterior a la crisis, una vez que aglutina 993, que son 34 más. En Agolada, una villa semejante en población a la capital de Camba, el fenómeno es a la inversa y en una década pasó de contabilizar 697 vecinos con un puesto de trabajo a 508. También cede cotizantes Dozón, que pasa de 407 a 348. En Forcarei la situación no ha variado demasiado, si bien hay 13 trabajadores menos que los 881 dados de alta hace diez años. El recorte sí es llamativo en Cerdedo -como única administración pública al margen de su luego anexión con Cotobade-, donde había 293 trabajadores y su censo actual, de 198, no alcanza ni los dos centenares.

En el transcurso de estos diez años desaparecieron 1.905 autónomos. Los casos más llamativos se dan en A Estrada, que cede 540 sobre sus 2.365 anteriores o Lalín, donde los trabajadores por cuenta propia son 2.410; 386 menos. En Silleda hay 338 menos de los 1.547 dados de alta en diciembre de 2008.

Por otro lado, en estos diez años el paro apenas difiere, una vez que son 138 menos de los 3.339 inscritos entonces en las oficinas del INEM. La práctica totalidad de los municipios de las comarcas presenta ahora unos volúmenes de desempleo menores que antes de la crisis, aunque hay excepciones. Son los ayuntamientos dezanos de Lalín, Silleda y Vila de Cruces.

Compartir el artículo

stats