| El reconocido cocinero pontevedrés Pepe Solla se desplazó hasta Lalín paras realizar una visita a las instalaciones que la empresa Embutidos Lalinense tiene en Agruchave (Donramiro). El chef estuvo acompañado por personal de su restaurante de Poio, que aprovechó para conocer de primera mano los elaborados de esta industria dezana. Después de la visita a la fábrica, Solla, su equipo de cocineros y representantes de Embutidos Lalinense se inmortalizaron junto a la escultura de la Lalín Pork Art de la empresa.