El envejecimiento poblacional le pasa factura a la comarca de Tabeirós-Terra de Montes. Y sus consecuencias empiezan a hacer mella también en el tejido asociativo del municipio estradense. Un ejemplo es la Sociedad Deportiva Río Ulla, una de las asociaciones con más solera y masa social del término municipal estradense. Pues bien, la avanzada edad de buena parte de sus asociados ha hecho que las cuentas del colectivo se estén resintiendo ya que los estatutos de la entidad contemplan una reducción del 50% de la cuota de socio para sus integrantes septuagenarios y la gratuidad total de los mayores de 80 años.

Así lo explicó ayer el presidente de la Sociedad Deportiva Río Ulla, Miguel de la Calle Amaro, que detalló que si bien la cuota anual cuyo pago deben satisfacer los socios por regla general es de 120 euros, a los 70 el importe se reduce a 60 euros y cuando se superan los 80 directamente los socios ya "no pagan".

Esta medida -buena para favorecer la integración de quien toda una vida ya ha contribuido a sostener la entidad y con la jubilación puede ver mermados sus ingresos- está desinflando los ingresos de Río Ulla, dado el escaso relevo generacional. Apenas hay jóvenes que les den relevo. En opinión del presidente de Río Ulla, en parte por el desinterés que se detecta en las generaciones más jóvenes por la caza y la pesca.

Así las cosas, lo que se recauda con las cuotas de los entre 450 y 500 socios va a parar prácticamente en su totalidad a cubrir los costes de los salarios y la seguridad social de los dos guardas que la entidad tiene contratados a jornada completa y de la administrativa, que cuenta con un contrato a media jornada, además de afrontar los gastos derivados de la contratación del socorrista que en verano intenta tener en la playa fluvial para mayor seguridad de los bañistas. Este año fue imposible encontrar a un socorrista disponible y no lo hubo. Pero ni así las cuentas de Río Ulla van holgadas.

Aunque evitó dar más detalles al respecto -que proyecta facilitar a los socios en la asamblea ordinaria convocada para las 20.00 horas del lunes 18 de febrero en la Sala Abanca- De la Calle admitió que "son momentos críticos".

El equipo directivo -que ya lleva 7 años al frente de la entidad- perdió en octubre a uno de sus responsables de caza, Luis Souto, y quiere buscar un relevo que no halló cuando lo intentó el pasado año. Por eso, en los próximos días convocará también para el día 18 una asamblea extraordinaria de convocatoria de elecciones. "Ya estoy cansado", admitió De la Calle, que pretende que haya elecciones a finales de mayo. Descarta seguir. Y no parece que tampoco quieran continuar, a su juicio, el secretario y responsable de pesca Miguel Sande, el tesorero José Antonio García Villar ni Buela como responsable de caza.