Cuíña, durante su comparecencia, mostró un documento del que tienen constancia los empresarios y que rebate otra acusación del PP y de su portavoz Ignacio Maril: la renuncia a una ayuda en 2017 para la construcción del vivero de empresas en Área 33. El regidor explica que el 26 de junio de ese año la Xunta le concede a Silleda una subvención de 20.849 euros para un proyecto que precisa una inversión de 347.892 y que Silleda confiaba en financiar al 100% con dicha ayuda. Pero esa dotación cubría sólo el 5,9%. "Claro que renunciamos a ella, en todas las ayudas que no superan el 50% se renuncia a ellas" para no poner en jaque el presupuesto local. Y añade que lo idóneo es que estos aportes de la Xunta cubran el 70 u 80% de la inversión, como hizo el Inega con la red de calor.