Como ya había anunciado la consellería, también está prevista la implantación -antes de la construcción del nuevo complejo asistencial de Alto de Vales, de un servicio de hemodiálisis de ámbito comarcal con sede en la capital dezana. En este sentido, el alcalde y el edil de Saúde Pública se interesaron por este asunto en su reunión con el conselleiro. Según los representantes municipales, Almuiña o conselleiro explicó que este servicio estaría operativo para 2019, "pero ya no se confirma que sea a principios de año".

Sobre este asunto, tal y como avanzó FARO a mediados de octubre, esta prestación forma parte de un paquete conjunto en al que el Sergas destina unos 7,9 millones de euros y que está todavía en fase de licitación. En el documento se indica que con el servicio de hemodiálisis comarcal se pretende evitar que los pacientes deban desplazar al hospital de referencia, en Santiago. El informe del Sergas cifra en 45 el número aproximado de pacientes, con una media de 13 sesiones mensuales de tratamiento. El presupuesto estimado para mantener este recurso asistencial -podría comenzar en un local alquilado por la consellería- para la comarca dezana es de 76.000 euros mensuales. Mientras no se adjudique los usuarios de estos seis municipios seguirán siendo atendidos en el ámbito territorial de la gerencia de Santiago a través de la sociedad adjudicataria del mismo.