La granja de visones de la parroquia agoladesa de A Baíña ya tiene en sus instalaciones algunos de los animales. El proyecto se había dado a conocer hace ya unos cinco años con vistas a tenerlo finalizado en el año 2014, pero distintas cuestiones atrasaron su apertura. Ya a finales de esta época estival se anunciaba el comienzo de su actividad, pero no pudo ser por la falta de un permiso. Ahora ya cuenta con visones, ya que en los meses pasados parte de estos animales los tenía en una explotación ubicada en una aldea de Sobrado dos Monxes (A Coruña).

Las naves de A Baíña se dedicarán a madres reproductoras y en su día se indicó que la intención era empezar ya con más de 3.000 cabezas, que una vez que las instalaciones estén a pleno rendimiento podrán llegar a unas 18.000. En cuanto a las pieles, la empresa, que es holandesa, barajó que se podría llegar a generar en torno a 50.000 pieles al año, pero que podrían incluso llegar a las 100.000. En cuanto al número de empleos, en las épocas de mayor volumen podría llegar a la treintena de trabajadores. La empresa holandesa vio una gran oportunidad para establecer este negocio en la zona debido a la climatología de la comunidad que es beneficiosa para a sedosidad de la piel de estos animales. Ante las posibles quejas, el alcalde del municipio de Agolada, Ramiro Varela, ya indicó a principios de año que la construcción cuenta con todos los permisos necesarios para poder llevar a cabo su actividad.