Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vila de Cruces aparca hasta el año que viene el centro deportivo Sergio Iglesias

-La denegación de la ayuda provincial frena un proyecto que se anunció ya en 2017 -Otero no descarta buscar financiación, pero da prioridad a otros servicios municipales

Un grupo de usuarios en las piscinas cruceñas, en cuya finca se construirá el centro. // Bernabé/Gutier

El gobierno cruceño aplaza hasta por lo menos el año que viene los trámites para dar forma al centro deportivo Sergio Iglesias, que de materializarse se construirá en la parcela donde se encuentran la piscina y el colegio, muy cerca de otro complejo, el centro sociocultural y polivalente, que va a levantarse sobre las antiguas viviendas de los profesores.

El centro deportivo que lleva el nombre del anterior alcalde (fallecido en accidente de tráfico en 1990) se anunció ya a principios del año pasado, con un coste inicial de 1,5 millones de euros que acabaría en justo la mitad. El gobierno de Jesús Otero solicitó a la Diputación una ayuda que cubriese el 80% de esos 700.000 euros, pero la entidad provincial denegó la subvención amparándose en que se había modificado el proyecto inicial, un extremo que siempre se negó desde el concello.

La falta de financiación provincial frenó en seco, desde hace casi un año (la denegación de la ayuda tuvo lugar en noviembre de 2017), cualquier avance en el proyecto cruceño, para el que se había destinado una partida de 68.000 euros en los presupuestos de 2017. Vista la falta de apoyo supramunicipal, Vila de Cruces ya no reservó ninguna cuantía para dicho proyecto en los presupuestos del presente 2018. Pero desde la Alcaldía, como se dijo más de una vez en pleno, no se descarta seguir buscando financiación más allá de la Diputación, aunque "tenemos otros temas a los que hay que darle para adelante", recalca Jesús Otero.

El complejo deportivo Sergio Iglesias tendrá, en un futuro, una piscina exterior (que será el actual vaso infantil) y otra cubierta (el vaso grande que se usa ahora mismo), con acceso directo al jardín y accesibilidad para personas que se desplacen en silla de ruedas. Los promotores del proyecto decidieron prescindir, en la piscina cubierta, de una cúpula que pudiese abrirse durante el verano, ya que está dotación encarecía mucho el coste final. En la planta baja se construirá un gimnasio. Por de pronto, el pleno ya aprobó la recalificación de los terrenos, que pasaron de tener un uso educativo a otro deportivo. En cualquier caso, con esta nueva dotación Vila de Cruces mejoraría, y mucho, su ya de por sí extensa oferta de esparcimiento durante el verano. Al margen de las piscinas, el municipio dispone del área recreativa de A Carixa, al pie de las aguas del río Deza y que suele tener usuarios durante buena parte del año. A ellas se suman las Insuas de Gres y las de Remesquide, en las que no pueden hacerse explanadas ni vasos de baño debido a que se encuentran en la zona de anegación del Ulla en caso de problemas en el pantano de Portodemouros.

Compartir el artículo

stats