Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los petroglifos de Bermés, a la palestra

Tres alumnas del Proxecto do Carrio exponen la iniciativa en dos congresos en Bolivia y Tarragona -La propuesta quiere realizar tareas de mantenimiento en el yacimiento

Los comuneros y la escuela realizaron en 2017 un taller de reproducción de petroglifos. // Bernabé/Javier Lalín

En el presente mes, el patrimonio arqueológico del Monte do Carrio será tema de debate en dos seminarios, uno en Tarragona y otro al otro lado del Atlántico, en Bolivia. Hoy, las undécimas Jornadas de Jóvenes en Investigación Arqueológica en la ciudad catalana arranca con la ponencia de Irene Fernández Diéguez y Alba Losada sobre el "Proyecto de puesta en valor, conservación y gestión del conjunto arqueológico del Monte do Carrio". Ambas son alumnas de cuarto curso de la especialidad de bienes arqueológicos de la Escola Superior de Conservación e Restauración de Bens Culturais de Galicia y en los dos últimos años visitaron los yacimientos ubicados en la parroquia de Bermés, en un proyecto apoyado por la comunidad de montes.

Irene Fernández explica que en 2016 el proyecto de comenzó con un diagnóstico de la riqueza arqueológica del Monte do Carrio, para pasar al año siguiente a un trabajo de campo que incluyó tareas de desbroce en el entorno de los yacimientos (Penacantadoira, descubierto en 2014, y Fonte da Anella, localizado por el presidente de los comuneros, Cristóbal Fernández, en la década de los años 90). La propia sociedad de montes colaboró en estas tareas de limpieza, puesto que el fuego es uno de los mayores enemigos de estos yacimientos que, además, estaban cubiertos de líquenes y musgo. Durante esos trabajos, se pusieron en marcha, en julio del año pasado, talleres de reproducción de esos petroglifos y una visita nocturna, que despertó un gran interés. "Estos petroglifos no se encuentran muy degradados, pero tomamos medidas" para garantizar su conservación, explica la investigadora. Por eso, para el presente año los alumnos de escuela quieren volver a la zona y buscar financiación externa para seguir con las actuaciones de, sobre todo, limpieza y mantenimiento del entorno. "Nuestra finalidad es que el patrimonio se encuentre en un estado aceptable", añade.

A la ponencia de hoy se suma la participación, el 18 y 19 de este mes, de Lucía Anta en el I Congreso Internacional de Conservación del Patrimonio Cultural en Bolivia. Anta, que también estudia la misma especialidad que las dos jóvenes mencionadas, aportará su granito de arena a un seminario que se centra en la gestión, investigación y conservación del patrimonio en las comunidades.

Brañas de Abonxo

Los dos yacimientos sobre los que intervino la Escola Superior no son, ni mucho menos, el único motivo por el que visitar las cumbres del Carrio. El investigador Elixio Vieites, acompañado por el geógrafo Antonio Presas y en busca del Castelo de Busto, pudo entrever las Mámoas das Brañas de Abonxo. Son al menos nueve túmulos muy próximos a las pistas del parque eólico y a 200 metros del Outeiro Grande, una estructura circular que en 2002 no se catalogó como un yacimiento por parte de los investigadores que estudiaron la zona donde iría el complejo eólico. Outeiro Grande tiene una muralla circular y se localiza a 702 metros de altura, mientras que Coto Grande, a 695 metros, goza de una visibilidad tal que permite ver una montaña con historia, el Pico Sacro.

Compartir el artículo

stats