Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

UU AA insta a comprar patata certificada para evitar la propagación de la polilla

El sindicato demanda a Medio Rural que vigile el movimiento de la plaga - Considera que si alcanza Deza y Tabeirós sería un "golpe duro" por el alto consumo del tubérculo

Imagen de archivo de una recolecta de patatas en la parroquia de Botos. // Bernabé/Javier Lalín

Imagen de archivo de una recolecta de patatas en la parroquia de Botos. // Bernabé/Javier Lalín

No solo ganaderos y productores están pendientes de la plaga de polilla guatemalteca que afecta a varias comarcas de la comunidad. También el sindicato Unións Agrarias (UUAA) muestra su preocupación por la aparición ahora de la plaga en el municipio coruñés de Muxía. Hasta el momento se había detectado el insecto en la zona de la Mariña lucense y la comarca de Ferrolterra, pero el salto a otro territorio ha levantado la voz de alarma. A pesar de que el colectivo no confía en que el insecto alcance las comarcas de Deza y Tabeirós-Terra de Montes, apelan a la prevención e instan a comprar patata certificada, es decir, con una garantía que acredite que está libre de cualquier tipo de plaga, tal y como hacen las cooperativas ganaderas.

El secretario comarcal de Unións, Román Santalla, considera que "debería ser imposible que la polilla llegase a las comarcas", sin embargo solicita a Medio Rural que vigile el movimiento de la plaga para evitar que continúe su propagación por el territorio gallego. Confía en que la Xunta tenga activado "un importante protocolo", subraya, para impedir que la polilla salga de las zonas que han sido afectadas. En este sentido, si por algún casual el insecto llega a Deza y Tabeirós-Terra de Montes, Santalla cree que será "un golpe duro" para las comarcas, debido al alto consumo que se hace del tubérculo en la zona. "El problema será si vienen patatas contaminadas de las zonas afectadas", apunta.

Hay que señalar que ha detectado la plaga en las denominadas patatas de cedo, aquellas que se siembran en enero o en febrero, no será hasta el mes de abril cuando se produzca la siembra de la patata, por lo que es necesario que tanto particulares como productores estén avisados de los peligros que puede suponer esta plaga. Buscan evitar que una vez se recoja la cosecha, no se tenga que tirar la producción. Asimismo, en caso de que esto suceda, Santalla solicita a la Xunta que a aquellos ganaderos que han visto como su producto se ha estropeado por el ataque de la plaga, "se les debe echar una mano", dice.

En cuanto a la plaga, la conocida como polilla guatemalteca se trata de una polilla de hábitos nocturnos perteneciente a la familia Gelechiidae. El único hospedante identificado hasta la fecha es la patata. Es el adulto el que hace la puesta en la base de las plantas de patata o directamente en los tubérculos que no están enterrados a profundidad suficiente. La larva penetra en el tubérculo para alimentarse provocando la presencia de galerías, que ocasionan importantes daños en el cultivo y en el almacén. Como consecuencia de la presencia de orificios en el tubérculo, que sirven de entrada para otros patógenos, y a la producción de excrementos de la larva, es frecuente la aparición de descomposiciones secundarias en el tubérculo que hacen que la patata no se pueda comercializar.

La peste afecta ya a más de 30 concellos gallegos y se aproxima peligrosamente a una de las principales comarcas productoras de patatas de la comunidad, la de Bergantiños, junto a la ourensana de A Limia. Pero Galicia no es la única comunidad española que se ha visto afectada, pues también se encuentra actualmente en la vecina Asturias y en Canarias, donde fue detectada por primera vez en el país, en 1999, y de donde se cree que ahora proviene.

Compartir el artículo

stats