El concejal no adscrito de Lalín Juan José Cruz García anunció ayer el registro de una moción en la que propone la dedicatoria de una calle para el expresidente de la Xunta Gerardo Fernández Albor. En su exposición de motivos alude al malestar que le generó al alcalde, Rafael Cuiña, una opinión suya sobre el papel político del exdirigente gallego. A continuación recuerda los movimientos que acabaron con Albor desalojado del gobierno autonómico, en 1986, vinculando al fallecido Xosé Cuiña con esta operación política. Cruz dice que una persona que firma un documento a sus espaldas para hacer una moción de censura contra él podrá ser un buen político, pero no amigo y sí un traidor y un cobarde.

En el segundo de los acuerdos de la moción, llega a plantear al pleno de la corporación la creación de un premio periodístico "para que se investiguen los acontecimientos históricos señalados en la exposición de la moción y determinar el papel de los traidores". Y que estas conclusiones sean cedidas al mandatario.

Esta iniciativa llega después de que Cuiña, en el pleno del viernes pasado, condenase un posicionamiento público de Cruz sobre Albor, cuando mencionó el pasado del político gallego como piloto de la aviación de la Alemania nazi.