DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Deza, entre las 11 comarcas con menos radón

Por municipios, Rodeiro y Dozón presentan las concentraciones más altas, mientras que en el extremo opuesto están Silleda y Vila de Cruces -Sus efectos pueden controlarse con sistemas de aislamiento en los cimientos

Juan Miguel Barros y Alberto Ruano, en la presentación del mapa de gas radón de Galicia, en noviembre del año pasado. // Xoán Álvarez

Juan Miguel Barros y Alberto Ruano, en la presentación del mapa de gas radón de Galicia, en noviembre del año pasado. // Xoán Álvarez

Galicia pasa por ser la zona de mayor concentración de radón a nivel estatal, según se desprende del último mapa presentado por el Laboratorio de Radón de Galicia. Sin embargo, si se toman los datos por comarcas o municipios, se comprueba que la presencia de este gas noble varía, debido "a cuestiones geológicas y las características del terreno", como explica Juan Miguel Barros, profesor de Medicina Preventiva en la USC y responsable además de dicho mapa.

De este modo, la comarca dezana figura entre las que tienen un menor porcentaje de viviendas con altas concentraciones de dicho gas. El Laboratorio de Radón considera que hay peligro si se superan los 200 Becquerelios por metro cúbico (Bq/m3), aunque la normativa europea que debe aplicarse a nivel estatal a partir de marzo de 2018 sube el límite a los 300. Sin embargo, en Estados Unidos la franja se coloca en los 148, el equivalente a recibir 200 placas de tórax en un año. Pues bien, en Deza en total se realizaron 128 mediciones, de las que el 9,4% supera ese límite de 200 Bq/m3, mientras que hay un 6,3% que rebasa los 300. Destacan las cifras de Rodeiro y Dozón, con un 23,1 y un 12,5% por encima de los 200 Becquerelios.

En este punto, Barros recomienda atender a la proporción de mediciones de unos y otros municipios, ya que a mayor volumen de análisis, mayor probabilidad de que la media baje. Si en Rodeiro se hicieron 13 mediciones y en Dozón 8, en Lalín la cifra es muy superior, con 46 evaluaciones. La presencia de radón en Lalín es menor, con un 8,7% de esas viviendas evaluadas con radón por encima de los 200 Bq/m3. Incluso Agolada, con 9 mediciones, supera la concentración de Lalín, al tener un 11,1% de analíticas por encima de la barrera mencionada. En cuanto a los dos municipios restantes de Deza, en Silleda hubo 33 mediciones, con un resultado de un 6,1% de casas con más de 200 Bq/m3 de radón, mientras que en Vila de Cruces (con 19 analíticas) el porcentaje baja al 5,3. A modo de apunte Agolada y Vila de Cruces no tienen, hasta el momento, ningún inmueble cuya medición sobrepasase los 300 Becquerelios.

Con estos datos, Deza presenta un riesgo medio de concentración de radón, una clasificación que incluye las comarcas de Terra Cha, A Fonsagrada, Ordes y Terra de Soneira, todas por debajo del 10%. A esta escueta lista se suman otras seis áreas, también en A Coruña y Lugo: Fisterra, Melide, A Ulloa, Eume, Meira y A Mariña Central. Estas se caracterizan por un riesgo bajo de radón, con menos del 5% de los inmuebles por encima de los 200 Bq.

Y es que el Mapa de Radón localiza las concentraciones más altas en las provincias de Ourense y Pontevedra. De este modo, la comarca vecina de Tabeirós-Terra de Montes también figura entre las de alto riesgo, con más del 10% de resultados que superan la barrera recomendada. Ocurre en otras 41 comarcas. En conjunto, en Tabeirós-Montes se efectuaron 81 mediciones, y el porcentaje de resultados por encima de los 200 Bq/m3 se dispara al 18,5%. Buena culpa del resultado la tiene Cerdedo. En sus tres mediciones, dos de ellas (el 66,7%) están por encima de esa frontera. En Forcarei, con 7 exámenes, la proporción ya baja al 28,6. La capital, A Estrada, aglutina buena parte de los exámenes, con 71 evaluaciones. Los porcentajes son inferiores, pero hay que tenerlos en cuenta: el 15,5% superan los 200 Becquerelios, y un 4,2 está por encima de los 300.

El radón procede de la descomposición del uranio presente en la corteza terrestre. De ahí que, si se tiene en cuenta a la hora de determinar las zonas urbanizables en los planeamientos urbanísticos, sus efectos pueden, de algún modo, controlarse. Para las viviendas construidas en zonas con altas concentraciones, existen diversos métodos para frenar su filtración al interior.

Juan Miguel Barros Dios | Director del Mapa de Radón de Galicia

"Hay evidencias científicas del radón como causa de tumores de pulmón en perros y personas"

El Mapa de Radón se actualiza de forma continuada, y el siguiente paso será un documento interactivo en el que puedan consultarse datos por secciones censales, tal y como funciona ya en otros países europeos. Ello se debe a que, dentro de un mismo municipio, la concentración de gas radón varía. Es lo que ocurre en Santiago, según explica Barros, "donde hay bastante más radón en los dos tercios occidentales que en la zona este".

-Su equipo insiste en que se tenga en cuenta el radón en el Código Técnico de Edificación. Es de suponer que incluso muchos particulares se plantean medir la finca antes de construir una casa.

-Nos ha pasado, aunque también es cierto que no existe una correlación entre la concentración de radón que pueda haber en el suelo y la que hay dentro de la vivienda, porque depende de los materiales aislantes. Se trata de evitar que el radón entre al interior de la casa, así que hay que sellar cualquier brecha en el suelo como baldosas estalladas o agujeros de una antigua conducción eléctrica. Incluso se puede colocar una puerta hermética en las escaleras. Tenemos que pensar que el radón puede subir por las escaleras, la chimenea o el ascensor, de modo que a veces puede haber más gas en un segundo piso que en el sótano.

-¿Funciona el hábito de ventilar las habitaciones?

-La solución es intervenir en los cimientos de la casa, que no tiene por qué afectar a su estructura. Ventilar es el último arreglo, porque se elimina una cuarta parte del radón si ventilas durante dos horas, y como mucho en verano las ventanas permanecen abiertas unos 15 minutos, y en invierno bastante menos tiempo.

-Recomienda intervenir en el inmueble o local. De la misma forma que las administraciones empiezan a contemplarlo a la hora de hablar de urbanismo, ¿ya existen materiales y empresas especializadas en controlar el radón?

-Hay materiales en toda Europa, en España quizá menos. Además, algunos de estos materiales no están homologados y encima en internet se anuncian empresas que reducen la filtración de radón y hacen mediciones a la vez, cuando considero que debería ser otro organismo el que midiese. Pero es que los presupuestos que ofrecen las empresas expertas son tan dispares que van de los 2.000 a los 24.000 euros. En realidad, hay un montón de firmas advenedizas que se ofrecen como expertas en este tipo de aislamientos, cuando cualquier intervención que supere los 3.500 euros, para mí, ya roza el timo.

-¿Qué consecuencias puede tener este gas sobre la salud?

-Hay evidencias epidemiológicas y científicas de que el radón es una causa de tumores de pulmón tanto en perros como en personas que residieron en viviendas con altas concentraciones. Es un factor de riesgo, pero es fácil prevenirlo. Hay también alguna evidencia relacionada con leucemia y linfomas, pero no es concluyente. Tampoco se pudo comprobar de forma concluyente su relación con el cáncer de estómago o con el de encéfalo.

-Al proceder del uranio, presente en suelos graníticos, ¿podemos pensar que el radón contamina los alimentos?

-No, y tampoco le influye el cambio climático. Además, tampoco afecta al agua, porque se evapora rápidamente.

Compartir el artículo

stats