| Los operarios que realizan estos días el saneamiento de los árboles de la Praza da Vila de Lalín procedieron en la tarde de ayer a la tala del cedro que había quedado dañado tras un temporal del pasado mes de febrero. Las tareas comenzaron con el corte de las ramas más elevadas y fueron bajando para minimizar los daños al mobiliario urbano y el entorno. El árbol suponía un peligro para los viandantes y el el departamento municipal de Medio Ambiente acordó su retirada para garantizar la seguridad ciudadana. La zona de actuación permanecerá vallada mientras duren los trabajos, con el fin de evitar daños a las personas por caída de ramas o troncos secos.