"Nunca este Concello tuvo una concejala de Hacienda tan capaz, eficaz y transparente. Eso no lo asumen y les pone histéricos". Con estas palabras, que luego emplearía el alcalde, se refirió el edil Francisco Vilariño a la edil Teresa Varela. Con esta defensa pretendía desacreditar al PP por cuestionar anteayer la política de contratación o de pago de servicios, anunciando que en año y medio había más de 300 facturas con repartos de Intervención. "Ustedes hicieron lo mismo durante 30 años, con la diferencia de que Varela no firma ahora lo que sí hacían. Estos reparos serán derivados de contratos que ustedes no sacaron, pero usan la política del ventilador, de la mentira y de la demagogia", sentenció Vilariño.

Después de que el concejal del PP José Antonio Rodríguez cuestionase al gobierno por los reparos del departamento de Intervención en el pago de facturas a proveedores, reparos que no fueron levantados por concejales, Teresa Varela expuso que negar ahora estos pagos -de apenas unos cientos de euros- podría conllevar que las empresas acudiesen a la Justicia para reclama el cobro de sus servicios. "Este es el resultado de vuestro día a día", insistió Rodríguez, que pidió explicaciones a la edil de Facenda por modificar ayer la memoria del expediente e incluir ya su firma, algo a lo que se había negado antes. Varela explicó que algunos servicios menores se estaban dando a empresas lalinenses pues un concurso específico supone que las grandes firmas puedan ganarlo y las locales salgan perjudicadas. Insistió en que las prácticas son comunes a las del gobierno anterior, al que le recordó que precisamente por estos reparos, el servicio de Intervención obligó al PP en la Alcaldía a sacar hasta ocho contratos de suministros. Al final y pese a las explicaciones del grupo de gobierno, populares y Cruz tumbaron el reconocimiento de los créditos.