Una vez más, la escasa afluencia de socios no pudo con el tesón que demuestra el equipo de Alberto López y los miembros que sí acuden a las reuniones en cuanto a su intención de mantener viva la Asociación de Empresarios e Comerciantes de Silleda, ECOS. La asamblea congregó a una docena de personas y, si bien amenazaba con la posibilidad de que el colectivo se disolviese por falta de relevo en la directiva, tras una hora de cruce de opiniones se decidió que López y sus compañeros volviesen a ser la directiva (desde noviembre estaban como junta en funciones). Pero no será la directiva durante los dos próximos años, sino que prolonga el mandato "por un tiempo prudencial", recalca López, y siempre con el plazo abierto para quien quiera presentar candidatura.

Los asistentes tenían claro que no es conveniente disolver ECOS, porque la asociación tiene fondos y, además, de cara a una recuperación económica entre los trasdezanos, "es conveniente contar con un colectivo de comerciantes que ya esté organizado" y pueda organizar campañas y otras actividades de dinamización. Por el momento, sin embargo, ECOS entra en una especie de inactividad o, como lo llama López, "en unas vacaciones". De este modo, no se organizarán campañas durante los próximos meses, ni ningún tipo de acto. Lo único que dejará constancia de que ECOS sigue viva es su patrocinio de las actividades de Xirandola, durante un año. De hecho, hubo un tiempo en que ECOS era el patrocinador exclusivo de este colectivo.

López adelanta que estas vacaciones de la directiva durarán poco más de un par de meses, hasta Semana Santa. Será entonces cuando se convoque una nueva asamblea y se tome una decisión sobre el futuro de la entidad. López no descarta volver a presentar una candidatura. Desvela que tenía varios nombres para sustituirle, pero todos los posibles candidatos se negaron a relevarle "porque la presidencia es un trabajo que quita mucho tiempo", admite.