Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cecilia Doporto Regueira: "Ramón Aller era tan humilde que no publicó ni la décima parte de lo que produjo"

"Encontramos un libro suyo de 598 páginas perfectamente encuadernado que apareció en el Observatorio de la Armada"

Doporto posa con su tesis en el despacho de Ramón Aller Ulloa de su casa museo. // Bernabé/Luismy

Doporto posa con su tesis en el despacho de Ramón Aller Ulloa de su casa museo. // Bernabé/Luismy

Pocas veces el Paraninfo de la Universidade de Santiago acogió una defensa de tesis doctoral tan concurrida como la que tuvo lugar el pasado viernes 13 de enero. Cerca de un centenar de personas asistieron a la lectura del trabajo llevado a cabo por la historiadora Cecilia Doporto Regueira sobre la vida y obra del científico Ramón María Aller Ulloa, y que obtuvo el sobresaliente cum laude por parte del tribunal encargado de valorarla.

-¿Qué lleva a una historiadora del Arte dedicar su tesis doctoral a un astrónomo como Aller Ulloa?

-Resulta que yo estaba haciendo una tesis sobre casas museo y Docobo fue el que me convenció hacerla sobre don Ramón porque le parecía un tema más interesante puesto que yo trabajaba en el museo que había sido su casa. Entonces, al cabo de dos años le hice caso y empecé la tesis sobre don Ramón como una biografía completa. Docobo me dijo que primero hiciera una investigación a fondo sobre la persona sin olvidar el profundizar en su obra científica. Por cierto, encontramos mucho más material del que esperábamos al principio. Sabíamos de algo, y de lo que había en el instituto que lleva su nombre, pero lo que desconocíamos es que íbamos a encontrar verdaderas joyas bibliográficas.

-¿Por qué eligió a don Ramón y no a Joaquín Loriga o a Laxeiro, otros insignes personajes de Lalín?

-En primer lugar, porque yo trabajo en el museo municipal desde que se abrió, y porque, hoy por hoy, es el científico más importante que tenemos en Galicia. Loriga tiene su mérito, por supuesto, porque fue el primer aviador que realizó un viaje de esas características, pero sin lugar a dudas el científico más importante fue don Ramón junto con el matemático Rodríguez. Lo que pasa es que sobre el matemático Rodríguez hizo don Ramón su biografía, precisamente, en 1927, como quedó reflejado en un artículo del FARO DE VIGO. En 1929 esa biografía la publicó en el Seminario de Estudos Galegos. Hoy, Navaza, está haciendo una historia de Loriga novelada. A mí, y sobre todo a Docobo, que fue el que me convenció, nos pareció que lo mejor para Lalín era hacer una biografía rigurosa y completa de don Ramón.

-El día que la recibió el alcalde en el consistorio dijo que su tesis ayudaría a crecer todavía más la figura de Aller Ulloa, ¿está de acuerdo con esas palabras de Cuiña?

-Sin duda. Ese era el objetivo. Tengo que decir que en esta tesis el mérito no es mío porque en ella participó mucha gente de Lalín y de Santiago, incluso recogimos las opiniones de sus discípulos, el patrimonio inmaterial del que forman parte todas esas entrevistas porque tienen una importancia crucial debido a que la gente va cumpliendo años y termina falleciendo. Concretamente, Sindo de Lamego, una de las primeras personas que entrevistamos, falleció desgraciadamente a los 15 días de estar con él. Una gran mayoría de ellos superan los 90 años de edad, y con eso quiero decir que este trabajo debió de hacerse mucho antes. Si se hubiera hecho hace, por ejemplo, unos 20 años se podrían haber recogido muchos más testimonios directos. Yo recogí lo que pude de personas que tenían oficio o, como digo, discípulos suyos, su familia e incluso de su enterrador.

-¿Durante el trabajo de recopilación de información descubrió a un Aller diferente al conocido?

-Encontramos a un don Ramón tan humilde que por eso no publicó ni la décima parte de lo que produjo en lo que a su obra científica se refiere. Solía dejarla en los cajones o las regalaba. Una de las joyas que encontramos fue un libro de 598 páginas titulado "Apuntes para un curso de astronomía" manuscrito, perfectamente encuadernado en tapa dura, que apareció en el Observatorio de la Armada de San Fernando, en Cádiz, y que era de 1907. Otro que encontramos también fue una libreta de más de 100 páginas perfectamente estructurada que suponemos que es un trabajo de los cursos de doctorado que estaba haciendo por aquellos años en Madrid. También dimos con otro que estaba en el museo de Lalín, de 1909, que es el germen del que salió "Algoritmia".

-¿Toda esa obra no saldría a la luz si no fuera por esta tesis?

-Desde luego que no. Yo creo que la tesis tiene la misión de, primero, reconocer la figura de Aller Ulloa, que pienso que ya estaba reconocida y, segundo, que ayuda a poner en valor su obra reforzando ese reconocimiento. Sólo en el segundo capítulo de la tesis recogemos 124 artículos suyos de más de una decena de páginas de extensión que son muy importantes.

-¿No cree que, sin embargo, personajes como Aller siguen sin contar con el reconocimiento popular del que gozan contemporáneos suyos de otras partes del mundo?

-Si en la tesis ocupan más de 80 páginas el contexto en el que vivió y trabajó don Ramón fue para explicar que en aquellos tiempos no era lo mismo, por ejemplo, nacer en A Coruña o en una familia como la de Loriga, que no pasó las dificultades que tuvo don Ramón. Hay que recordar que los Aller fueron 14 hermanos y, aunque todos estudiaron en el colegio Santiago Apóstol de A Guarda y todos hicieron Derecho en Santiago, don Ramón pasó por dificultades de carecer de algo tan simple como papel para escribir, que los instrumentos los tenía que importar en una época con unos aranceles muy altos. Encontramos las facturas de lo que valían esos instrumentos. Así que, pienso que la tesis puede ser una obra importante para Lalín y Galicia, si es que algún día se puede publicar.

Compartir el artículo

stats