Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ramón Aller, fotógrafo a principios de siglo

Una exposición permite descubrir la faceta retratista del científico y la forma de vida de la sociedad de su época

Fotografías de la Luna tomadas por el científico el 13 de octubre de 1911. // Propiedad de OARMA

Fotografías de la Luna tomadas por el científico el 13 de octubre de 1911. // Propiedad de OARMA

Vamos a presentar una de las muchas aficiones que cultivó D. Ramón María Aller a principios del siglo pasado, tanto en su casa de Filgueiroa como en el Observatorio de Lalín. Podremos ver las primeras fotografías conservadas, que ha realizado en sus primeras observaciones astronómicas de la Luna. Tanto en el Museo Municipal de Lalín, como en el Observatorio de la Universidad de Santiago de Compostela (ambos llevan su nombre) hemos encontrado al menos seis fotos que están fechadas entre 1911-1913 e intervenidas con los nombres manuscritos de los accidentes del espacio lunar.

Pero lo que hoy queremos presentar es una exposición de 34 fotos que han sido sacadas, con toda probabilidad, por el padre Aller a principios del siglo XX, e incluso dos de ellas han sido realizadas por su tío Saturnino Aller (hermano de su padre Enrique Aller). Se trata, en algún caso, de fotos realizadas a sus primeros instrumentos científicos. En algunos negativos en cristal descubrimos que está reflejado el interior de las dos torres de madera que estuvieron en funcionamiento desde 1917 hasta 1923 (aunque su construcción diera comienzo en los primeros meses de 1912), con los instrumentos que por aquel entonces disponía. Nos parece interesante, porque nunca antes habíamos tenido la oportunidad de contemplar el interior de dichas torres.

Otra de las novedades que presentamos en esta faceta de retratista es que en algunas de las fotos hoy expuestas, y que están publicadas en varios libros, no figuraba quién había sido el autor. Ahora, con la recuperación de estos negativos a cuya conservación había contribuido en su día Miguel Calvo Ulloa, y con su labor de digitalización, positivación y retocado por parte de María Alejos que, con su habitual esmero y profesionalidad, hizo la recuperación de 34 placas, devolviéndolas al esplendor de antaño. Gracias a ellos, hoy presentamos a un padre Aller "fotógrafo".

Veremos, fundamentalmente, retratos de su familia. Según investigaciones realizadas, estas fotos son posteriores a la muerte de su padre en 1916 y anteriores a 1925, año en que falleció su madre. También podremos comprobar cómo era el pazo de Filgueiroa en su interior, sus jardines y fincas que lo rodean. Sus hermanos y hermanas, sus amigos/as, los ayudantes en sus mediciones geográficas, los vecinos, etc. forman parte de esta exposición. También aparecen fotografías que han sido realizadas en las propiedades de la casa paterna, en Ordes.

Agradecemos la colaboración continuada de la familia Aller Ulloa para reconocer a cada una de las personas que aparecen en dichas imágenes. Es para nosotros motivo de satisfacción saber que su autor, a quién hoy dedicamos esta exposición en el 50º aniversario de su fallecimiento, y, es deseo de todos, poner en valor esta faceta menos conocida, y valorar en su justa medida que gracias a D. Ramón y a través de estas fotos, podemos deducir como vivía la sociedad de su entorno: qué tipo de ropas se usaban, peinados, zapatos, joyas, forma de posar, los muebles y la decoración de las familias acomodadas, etc.

En otra de las salas del museo se mostrará una exposición de instrumentos, libretas, cuadernos, artículos, dibujos, instrumentos y otros objetos que pertenecieron a D. Ramón y se verán juntos por primera vez en su honor. Esto no sería posible sin la colaboración de la familia, particulares, el Observatorio Ramón María Aller de la Universidad de Santiago de Compostela y otras instituciones que nos facilitaron siempre toda clase de facilidades para su presentación.

Los actos del día se completan con una ofrenda de dos coronas al monumento de D. Ramón María Aller (una de la Universidad de Santiago de Compostela y otra del Concello de Lalín) para, posteriormente, en el museo que lleva su nombre, hacer un recordatorio tanto de su vida científica, a cargo del profesor Docobo, como de su vida cotidiana, contada por las personas que lo han conocido (familia, alumnos, compañeros, amigos y vecinos) recogida por la que escribe. Intervendrán el RectorMagnífico de la Universidad de Santiago de Compostela, Juan Manuel Viaño Rey; el conselleiro de Cultura, Román Rodríguez; el alcalde de Lalín, Rafael Cuiña; y la concejala de Cultura, Lara Rodríguez Peña.

*Comisaria de la exposición

Compartir el artículo

stats