Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un DNI de 100 años y una vida de 101

El cerdedense Telesforo Nieto Gandos suma hoy una vela a su centenaria tarta de 2014

Telesforo, con su tarta centenaria ya hace un año.

Telesforo, con su tarta centenaria ya hace un año.

Otros insisten en quitarse años. Telesforo Nieto Gandos, no. Aunque su Documento Nacional de Identidad (DNI) -de validez permanente desde el 23 de diciembre de 1985- indica que hoy es el día en el que este cerdedense pasa a formar parte del selecto club de los centenarios de Terra de Montes, él aclara -haciendo gala de su lúcida cabeza- que, en realidad, cumple 101. Su bisnieta Iria tiene la prueba en el móvil: una fotografía familiar demuestra que hace un año Telesforo ya sopló una tarta centenaria. Hoy le sumará una vela.

Para Telesforo, la explicación es sencilla. "Mi padre me quitó un año para que no fuese tan joven al servicio militar", explica. "Me fastidió. Caí de lleno en la guerra", indica. Hijo de Casimiro Nieto y de Perfecta Gandos, nació en Pedre el 8 de noviembre de 1914. Pero su padre no le inscribió hasta un año después. Veintiuno más tarde estalló la Guerra Civil. Estaba en el servicio militar. Fue asistente del teniente coronel y estuvo en el frente en Asturias, Aragón y Cataluña. A su regreso, trabajó en la construcción por toda Galicia. Fue capataz de Obras y Construcciones Industriales (Ocisa).En los Pirineos crearon el túnel de Sallent de Gállego.

Se casó en 1941 y tuvo 3 hijos: dos varones y una niña. A esta la dejaron con sus abuelos y a los niños se los llevaron cuando emigraron a Uruguay. Quería "hacer las Américas". Solo tenían dos vasos y dos platos. Siendo cuatro, no les quedaba más remedio que comer a turnos. Entró a trabajar de peón en una fábrica de fundición de hierro. Acabaría siendo encargado. Pero regresó a Cerdedo porque su suegro, tras 30 años en Estados Unidos, quería tener cerca a su hija. Telesforo y su familia fijaron su residencia en Cerdedo. Pero pronto volvería a emigrar a Suiza. A su regreso, fijaría su residencia en Sanxenxo. Fue abuelo hace 51 años, bisabuelo hace 33 (suma 6 nietos y 6 bisnietos) y tatarabuelo hace 12 (de su tataranieta Maca).

Hace algo más de un año se vino a vivir con su nieta pero conciliar vida familiar y laboral es difícil. Por eso, aunque se siente muy querido por ella y su familia, se fue a vivir a la residencia Virxe das Dores de Forcarei. Es uno de sus miembros más activos, según uno de sus responsables,Jesús Espiñeira. Este, "amigo de Telesforo", destaca lo bien que se sabe el guión de la obra de teatro que escenificará el miércoles en el quinto aniversario del centro. En la residencia, Telesforo ayuda a los "velliños", como él dice. Está hecho "un chaval". Cuando se les cae una zapatilla, se la pone. Está muy ágil. El secreto de su longevidad fue "trabajar mucho" y "tener el cuerpo siempre dispuesto a moverse". También "comer de todo pero poquito y bueno". Hasta hace poco, pescaba. Ahora juega la partida , pasea y toma café en Forcarei. Le gusta el contacto con la gente. Su vitalidad es indudable. "No tengo prisa por irme. Aun no soy estoy para esta matanza", bromea.

Compartir el artículo

stats