La empresa Construcciones Eiriña puso en marcha ya las obras para la construcción del nuevo puente que unirá las parroquias de Couso y San Miguel de Barcala, ambas en el término municipal de A Estrada. La creación de esta nueva plataforma obligó desde primera hora de la mañana de ayer a cerrar al tráfico esta infraestructura, un corte que se mantendrá hasta que hayan quedado concluidos los trabajos, en el plazo aproximado de dos meses.

Los primeros movimientos de tierra y la señalización de la zona en la que se actuará con vallas fue una de las imágenes que ofreció el arranque de estos trabajos. La otra la pusieron los diferentes carteles que advertían a los usuarios del corte de la carretera. En este sentido, cabe apuntar que, procedentes de Couso, el corte arranca prácticamente junto al puente sobre el Regato Caldeirón, de manera que, como reconoció ayer el alcalde, José López, los más afectados serán los vecinos de San Miguel de Barcala. Como vía alternativa para sus desplazamientos se les sugiere la carretera de O Chedón.

Por otro lado, desde el Concello se aseguró que la línea de transporte escolar afectada por el cierre de esta carretera llegó a su destino sin incidencias y en tiempo. La edil de Educación, Amalia Goldar, se puso ayer en contacto con el colegio al que acuden los niños de esta zona para asegurarse de que no hubiese problemas en este sentido. Indicó que se siguió una ruta alternativa y que los escolares -apuntó que no son muchos los niños que realizan el recorrido afectado por este corte circulatorio- pudieron acudir con normalidad a sus aulas.

Además de la construcción del nuevo puente, que ganará anchura y seguridad con respecto al actual, se mejorarán 400 metros de vial.