La festividad de la Ascensión es una de las jornadas festivas escritas con mayúscula en Santiago de Compostela, pero también en localidades más pequeñas, como la parroquia cruceña de Piloño. Desde tiempo inmemorial, sus fieles rinden culto a la Virgen de la capilla de Hoy-Vas con gran fervor, y éste es el segundo año de la romería tras la remodelación del templo. Ayer se celebró la primera de sus tres jornadas de fiesta, con menor afluencia de fieles que otros años debido a una mañana fría y lluviosa, más típica del otoño que de finales de mayo.

La romería está organizada desde la asociación Santuario Nosa Señora de Hoy-Vas, y se retomará este domingo, con misas rezadas también desde las 9.00 horas, y una eucaristía solemne a partir de las 13.15 horas, que presidirá el rector del seminario mayor de Santiago, Carlos Álvarez. Durante la jornada actuará la Unión Musical Ponteledesma. El rito termina el domingo, día 8, con la asistencia del Obispo auxiliar, monseñor Jesús Fernández en la liturgia cantada y la actuación de la banda de gaitas de Piloño. En las dos misas solemnes acompañará el Orfeón de Hoy-Vas.

Comida campestre y obras

Aprovechando la visita del Obispo auxiliar, la organización prepara una comida campestre, al precio de 20 euros el plato. Las personas que quieran participar pueden anotarse en el campo de la capilla los propios días de la fiesta o a través del teléfono 669 924 344. Ni que decir tiene que podrán disfrutar de un entorno incomparable junto a un templo en el que todavía faltan obras por acometer, como "un campanario de piedra" que sustituya el sistema de hierros que luce en la actualidad, como explica el párroco, Javier Brey. Faltan, también, pequeños detalles para el interior de la capilla.